"Los chicos se integran a partir de la música, no les importa de dónde vienen y tampoco piensan en la orquesta como una pertenencia de la escuela donde funciona, sino que la miran como la Sinfónica de Orán. Buscamos contenerlos e integrarlos porque tienen diferentes realidades socioeconómicas", resumió Gabriela Lobo Tarraga, docente y coordinadora general de la Orquesta Infanto Juvenil.
Cientos de niños se formaron en los últimos años en violín, clarinete, guitarra y otros instrumentos. El entusiasmo es tan fuerte que van a las clases personalizadas todos los sábados y domingos, entre las 8.30 y las 20.30, en la escuela Lidia Montellanos de Sidorenko.
El establecimiento está equipado con 83 instrumentos entre los que hay órganos violines, violonchelos, contrabajos, trompetas, clarinetes y baterías, entre otros. Se los entregan en comodato para que los hagan propios y puedan practicar durante la semana, ya que de otra forma sería imposible que los adquirieran.
Son ocho los maestros que llevan adelante la actividad de cultura musical, bajo la dirección de Baltazar Aguilera y la coordinación de Gabriela Lobo Tarraga. Se suman Roberto Liquín en percusión, Ariel Medina en lenguaje musical, Yoana Rodríguez en viola y violín, Noelia Alarcón en flauta traversa y oboe, Yoel Aiza en clarinete, trompeta y trombón, y Emilio Coronado en violonchelo y contrabajo.

Premio y sueños
Este año la orquesta de chicos oranenses recibió el premio San Ramón en el rubro Juventud. Se evaluó fundamentalmente el trabajo que llevan adelante enseñando de forma gratuita a decenas de niños y adolescentes que pasaron y pasan por la escuela, pero también conteniéndolos y dándoles la posibilidad de crecer en el ámbito musical.
Gabriela Lobo Tarraga comenta que uno de los sueños por cumplir es que los pequeños músicos "tengan la posibilidad, por un día, de conocer el Teatro Provincial de Salta; que vean y disfruten de la Sinfónica en su propia casa. Muchos de estos niños nunca salieron de Orán y conocer un teatro y disfrutar de la orquesta mayor sería, sin dudas, tocar el cielo con las manos".
La Orquesta Infanto Juvenil es un proyecto provincial que nació en agosto de 2013, con 180 alumnos, en el colegio secundario 5040. Era exclusivo para los alumnos de esa institución y de la escuela Osvaldo Burela, ubicadas en el barrio Gemes. La demanda era muy alta y solo tenían instrumentos para 65 niños.
Actualmente son 83, el más pequeño tiene 4 años y toca el violín. Los más grandes tienen entre 17 y 23 años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora