El emprendimiento astronómico con el que Argentina y Brasil ampliarán investigaciones sobre el origen del universo, los agujeros negros y lejanas galaxias ya cuenta con recursos para las obras que permitirán instalar el radiotelescopio Llama en Alto Chorrillos (Salta).
Así lo informaron los científicos Marcelo Arnal, Ricardo Morras y José Germán Viramonte, miembros del comité ejecutivo del proyecto Llama (Large Latin American Milimiter Array), en una reunión con la ministra de Educación, Analía Berruezo, y la secretaria de Ciencia y Tecnología de la Provincia, María Soledad Vicente.
En ese encuentro también estuvo presente Carlos Peralta, un investigador de la Fundación Capacitar del NOA, organismo que actúa como unidad de vinculación tecnológica del proyecto binacional.
Los referentes de Llama comunicaron a las funcionarias provinciales que el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación liberó 3,8 millones de dólares para los trabajos de infraestructura pendientes en la zona de emplazamiento del radiotelescopio.
La antena fue construida en Alemania por la firma Vertex, con fondos aportados por la contraparte brasileña. Las piezas empezaron a llegar a San Antonio de los Cobres en octubre de 2015 y están almacenadas en dependencias municipales de esa población del departamento Los Andes en espera de las obras que se necesitan para trasladarlas hasta Alto Chorrillos e iniciar los montajes finales.
Un camino de 7 kilómetros
Con los fondos que liberó la Nación se construirá un camino especial, de 7 kilómetros, por el que se accederá desde la ruta nacional 51 hasta el observatorio. El sitio elegido se encuentra a 20 kilómetros, en línea recta, de San Antonio de los Cobres y a 4.790 metros de altura sobre el nivel del mar.
La partida que autorizó la cartera que conduce Lino Barañao también se volcará en otras obras y el equipamiento complementario de la antena, que incluye un sofisticado instrumental.
Los referentes del proyecto, en el que organismos científicos de los dos países invertirán cerca de 20 millones de dólares, requirieron que se dé un nuevo impulso a una serie de obras que comprometió la Provincia. Dentro de esa lista, revisten particular importancia la construcción de un centro de apoyo logístico proyectado en San Antonio de los Cobres y la instalación de la central eléctrica que suministrará energía al observatorio.
Apoyan el proyecto de investigación para la Puna salteña la Fundación Capacitar del NOA, la empresa pública Recursos Energéticos y Mineros de Salta (Remsa) y la Dirección de Vialidad.
Al respecto, Viramonte señaló que tanto la ministra Berruezo como el jefe de Gabinete, Carlos Parodi, comprometieron esfuerzos para que esas obras se concreten.
En la vanguardia mundial
El observatorio de Alto Chorrillos, base del proyecto científico tecnológico más importante del Mercosur, posicionará a la Puna salteña como un centro de excelencia de investigación radioastronómica a nivel mundial.
El complejo abrirá un promisorio campo de investigación y de prueba para las radiocomunicaciones en altas frecuencias.
A la par, sumará un atractivo especial y mejorará sensiblemente la oferta turística de San Antonio de los Cobres.

antena1.jpg
<div>La antena de APEX, prototipo de la que habrá en la Puna</div><div><br></div>
La antena de APEX, prototipo de la que habrá en la Puna


Superantena de 12 metros de diámetro

El instrumento permitirá hacer estudios sobre el cosmos. La megaantena de Alto de Chorrillos, de 12 metros de diámetro, será el cuarto instrumento a nivel mundial instalado en alturas cercanas a los 4.800 metros sobre el nivel del mar. Solamente sus fundaciones pesan más de 130 toneladas.
Por sus características, el observatorio de la Puna salteña operará como polo complementario de otros complejos de radiotelescopios del desierto de Atacama (Chile).
Además de avanzadas investigaciones sobre los orígenes y confines del cosmos, el radiotelescopio Llama posibilitará estudios solares, de objetos cercanos a la Tierra y hasta de los desplazamiento de las placas tectónicas, precisó Viramonte, quien estimó su puesta en funcionamiento en el segundo semestre de 2017.

Argentinos y brasileños

Llama es un proyecto astronómico que financian la Secretaría de Articulación Científico Tecnológica de Argentina, a cargo de Agustín Campero, y la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de Sao Paulo (Brasil). También participan el Instituto Argentino de Radioastronomía (IAR), la Universidad de Sao Paulo, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), que actualmente conduce Alejandro Cecatto, y la Universidad Nacional de Salta (UNSa). Colabora el Ministerio de Educación de Salta y la Secretaría de Ciencia y Tecnología.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora