No debería estar sorprendida porque ella vio, hace dos años cuando era diputada provincial, lo que sucede en la frontera con Bolivia en el norte de Salta. Solo que ayer, lo distinto fue ver que pasaron dos años y el contrabando y el narcotráfico siguen creciendo en suelo abonado. La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, trató de bajar el nivel de expectativas (por no decir de ansiedad) a la realidad. Y fue mezquina con hacer anuncios, o tal vez no mezquina y sí precavida.
Un anuncio que sí dijo es que la idea del Gobierno nacional no es tanto avanzar en la instalación de radares fijos para controlar el espacio aéreo en las fronteras. En cambio, el control se hará con drones y aviones con radares.
"Hay dos radares más que están a punto de colocarse en Misiones y en Formosa; y estamos pensando no tanto en radares fijos sino en sistemas de radares específicos, más pequeños, y drones. Ese tipo de tecnología que es más adecuada", dijo en un breve contacto telefónico con El Tribuno, desde Profesor Salvador Mazza.
Horas más tarde, cuando llegó a Orán, repitió la misma idea y aclaró que los radares más chicos irían en aviones.
"Hay formas más modernas que los radares fijos. El radar fijo es caro y muchas veces el narcotraficante sabe cómo funciona y cuáles son los puntos ciegos. Entonces, tenemos que tener la sorpresa, no ser tan previsibles ( y para ello) tenemos que mezclar más tecnología", remarcó.
Patricia Bullrich MINISTRA DE SEGURIDAD Vamos a ir paso a paso trayendo más Gendarmería, mayor tecnología e infraestructura
La radarización de la frontera norte del país es una gran deuda, sobre todo en Salta y Formosa, por donde cruzan pequeños aviones que arrojan fardos de cocaína y marihuana en campos y vuelven a cruzar las fronteras sin tocar suelo. La llamada "lluvia de droga" es una de las formas de tráfico de grandes cantidades de estupefaciente. Incluso hay testigos que en los campos del departamento Anta vieron pasar hasta tres avionetas en un día.
Recursos escasos
Fue un día intenso para la ministra Bullrich, el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, el ministro de Seguridad de la Provincia, Alejandro Cornejo D''Andrea, y las máximas autoridades de Gendarmería Nacional en Salta.
En pocas horas pasaron por Hito Uno, Santa Victoria Este, Salvador Mazza y Orán, donde pernoctó. Hoy seguirá a Aguas Blancas y su recorrido incluye Salta capital y Jujuy.
En los puestos vio en detalle por qué la lucha contra el narcotráfico es entre desiguales.
En Hito Uno y en Santa Victoria Este hay pocos gendarmes, no tienen ni una patrulla y la infraestructura (edificio, tecnología) es más que precaria.
En Salvador Mazza sucede algo parecido: el ya histórico edificio a dos aguas quedó chico para el tránsito de gente y mercadería. La tecnología es obsoleta. Los efectivos son pocos. Y aunque existen algunas patrullas, no alcanzan para el pueblo más complicado en la lucha contra el crimen organizado.
"Tenemos muchas necesidades", dijo Bullrich ante todo micrófono que se le acercó, y aseguró que su misión es "fortalecer a las fuerzas de seguridad que están en las fronteras, dotarlas de tecnologías y condiciones de trabajo, y articular con otras agencias nacionales y la Provincia un plan integral".
En ese contexto, destacó la reciente creación de la Secretaría de Frontera dentro del ministerio que dirige.
Alternativa
Un punto en el que coincidieron Bullrich y Cornejo D''Andrea fue en la necesidad de poner en marcha, a la par del plan de seguridad, un programa económico y social en las fronteras. "La marginalidad social es el esquema para el camuflaje del crimen organizado", sostuvo el ministro salteño.

El Consejo Regional se reúne en abril

El 8 de abril se reunirá en Salta el Consejo Regional de Seguridad para analizar la situación de las fronteras junto a ocho provincias del NOA. "Va a estar la ministra Patricia Bullrich y funcionarios de otros organismos y de las provincias; ahí la ministra va a dar a conocer detalles del trabajo en las fronteras", contó ayer el ministro de Seguridad de Salta, Alejandro Cornejo D'Andrea. Por eso dijo que el objetivo del recorrido de ayer y hoy es relevar la zona.

La ruta 50 sin bagalleros, ¿casualidad?

Ayer llamó la atención que no hubo autos cargados de bultos ni gomones. En Orán y Aguas Blancas fue una sorpresa al principio y luego un rumor a gritos. Sobre la ruta nacional 50 no había ni un bagayero ni tampoco los autos repletos de bultos de mercadería que ingresa de contrabando. Y en el río Bermejo el agua fluía sin el diario ejército de gomones que durante el día y la noche cruzan los grandes paquetes contrabandeados.
Dos versiones circularon, pero ninguna sin confirmación: que Aduanas o que Gendarmería habrían pedido a los bagayeros que eluden el puesto 28 de Gendarmería y surcan el río en barcazas y gomones, que suspendan por dos días su trabajo hasta que se vaya la ministra Patricia Bullrich de la zona.
"Cuando saben que viene una autoridad se genera una disminución del tráfico. Ahora, nosotros lo conocemos bien, sabemos perfectamente qué pasa en la ruta 50, cómo se desvían los camiones en el bypass, conocemos las chalanas... y además nos explican Gendarmería y políticos de la zona", retrucó Bullrich con una sonrisa.
ruta 50.jpg
La ruta 50 entre Orán y Aguas Blancas estuvo ayer libre de autos sobrecargados y de bagayeros. Agencia

" id="1153241-Grande-289019565_embed">
La ruta 50 entre Orán y Aguas Blancas estuvo ayer libre de autos sobrecargados y de bagayeros. Agencia


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...