El poder de sanarse y la voluntad de curarse están en nosotros mismos. Nadie más idóneo que uno mismo para autogestionar una vida sana en el cuerpo.
Las herramientas son individuales, exclusivas de cada ser humano. No están fuera del cuerpo, están adentro.
Una mente positiva y flexible tiene una llave maestra, una herramienta privilegiada.
La mente, actuando a través del sistema nervioso, es capaz de alterar la fisiología del sistema inmunitario del ser humano. Un error en la forma de ser que no se modifica será enviado a corregir a través de una alteración física.
Las esencias florales, nacidas de la naturaleza y sin agregados químicos, devuelven el equilibrio psicofísico perdido.

Transforman

Existe un floral nacido en la selva amazónica llamado pepo. Trabaja la conciencia encarcelada. Lo utilizo en personas demasiado unidas a las personas, a la casa en que viven, al lugar de trabajo, al dinero, a la ropa, a los libros, objetos, joyas.
Querer siempre más y nunca estar satisfecho. Para los que compran todo: los gastadores compulsivos que tienen la mano muy abierta.
También es muy bueno para personas miedosas e inseguras con relación a la supervivencia diaria. Hoy día se ve esto muy a menudo en consulta.
Este tipo de concepto y forma de vida promoverá que se cierre una entrada energética del cuerpo que equilibra el instinto de supervivencia.
Habrá un estancamiento energético en el chakra base con la aparición de enfermedades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora