Ayer desde temprano, tanto el atrio como el casco central de la Catedral Basílica de Salta albergaron a cientos de feligreses para poner en marcha uno de los momentos más esperados: la novena.
Motivados en su mayoría por una fuerte tradición y ganas de ser parte de la celebración, los feligreses compartieron la gratitud por todo lo recibido durante el año.
"Vengo para agradecer que el Señor y la Virgen del Milagro permitieron que mi hija siga viva", relató emocionada Marcela Cortez, al salir de la iglesia. La mujer residente en la zona este de la ciudad contó el padecimiento de su hija de 39 años. "Ella tiene tres hijitos y poco a poco va saliendo de un cuadro de hipertensión complicado. Con mi familia nunca perdimos la fe, e incluso acompañamos a los peregrinos que vienen desde San Antonio de los Cobres. Ahora está mejor", dijo entre lágrimas Marcela.

Devoción

Como el de ella, los testimonios estuvieron presentes y también si se trata de graficar lo que sucede en Salta durante esta época. "La novena la hago desde que era una niña. Antes con mis papás y ahora ya sola, pero no puedo estar ajena, es algo que lo llevo en mi corazón", dijo Valeria Cardozo de barrio San Cayetano.
Vivida como uno de los momentos más esperados y emotivos de las festividades, la novena sin dudas inició una etapa muy especial. Más que para pedir, el agradecimiento por la salud, la familia y el trabajo resumieron gran parte de las razones por las que muchos concurrieron ayer a rezar a la iglesia central de la provincia.
Convencidos de la necesidad de estar presentes aunque sea el primer día, muchos se dedicaron a rezar por una sociedad que cada vez entienda más que el amor hacia el prójimo es una gran manera de ser feliz.
30 minutos es el tiempo estimado por muchos fieles como necesario para rezar cada jornada incluida en la novena en honor al Señor y la Virgen del Milagro
Con su pequeño hijo de dos años en brazos, Fernanda y Juan Guanca fueron a dar gracias por lo recibido en el último año. Pocos saben que en su historia, el fallecimiento de su hijo recién nacido hace algunos meses, los mantiene unidos a pesar de todo.
"Hay que agradecer igual, existen muchas cosas para hacerlo. Fue muy triste lo de nuestro bebé pero lo mismo quisimos estar presentes en la novena porque Dios nos ayuda siempre", relató a El Tribuno, la joven madre.
No importaba mucho el lugar de donde provenían, lo que valía la pena ayer para varios asistentes era visitar la Catedral y vivenciar la etapa previa a la procesión del 15 de setiembre próximo.

La elección por el novenario

Fueron muy pocos los que optaron por utilizar la tecnología para rezar la novena. La mayoría lo hizo, como hace varias décadas, con el novenario.
Con media hora como tiempo estimado para realizar las oraciones, grandes y chicos eligieron dar vueltas las páginas y sostener el pequeño libro. "Siento que no es lo mismo si lo hacemos desde un celular, la novena se realiza con el libro", dijo Valeria, mientras sostenía el ejemplar en papel.

Hasta el 14 de septiembre

La novena en honor al Señor y Virgen del Milagro se rezará hasta el 14 de setiembre.
Cada una de los días representan un glosario con oraciones compartidas durante todas las jornadas. Además de lecturas bíblicas determinadas para cada una de ellas.
Para hoy (segundo día) está contemplado: Colosenses 3, 12-17/ Evangelio según San Lucas 15, 11-32.
La novena se vive a lo largo de las generaciones como parte de una tradición muy arraigada en los salteños.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora