Ayer se cumplió la primera semana en la que la delegada del departamento San Martín Cinthia Vuistaz junto a tres empleadas administrativas que fueron dejadas cesantes por decisión de la titular del gremio, Patricia Argañaraz, permanecen en una toma pacífica de la oficina Tartagal de la Agremiación Docente Provincial.
Vuistaz, sin embargo, aclaró: "El hecho de permanecer hace una semana en este lugar, no se trata de una toma sino que como delegada departamental de ADP estoy preservando estas oficinas para evitar que otros vengan a querer instalarse en este lugar. Como representante de los trabajadores y honrando el cargo para el que he sido elegida, no permitiré que se despida a la gente en forma injustificada y se la tenga trabajando en negro".
"Es el colmo de la arbitrariedad y la contradicción que una entidad que tiene que proteger los derechos de los trabajadores, los despida injustificadamente como se hizo en Tartagal y, peor aún, que se los mantenga trabajando en negro. Por ese y por otros motivos voy a quedarme a vivir en esta oficina si es necesario", remarcó la dirigente sindical norteña.
Las razones de la medida
Según explicó la delegada del departamento San Martín de ADP: "El miércoles 2 de noviembre sufrimos el despido sin justa causa de tres empleadas de las cinco que tenemos en esta oficina. La medida por parte de la señora Patricia Argañaraz se tomó porque pretendía que ese cargo lo utilizara gente que le es afín, o más bien que son obsecuentes con ella, en este caso la hija de un docente de Tartagal que se identifica como delegado de una escuela pero que nadie lo reconoce como tal".
Vuistaz agregó: "Soy vocal titular de la ADP, una entidad gremial que toma decisiones mediante su comisión directiva que integran 8 representantes y no por la decisión de la señora Argañaraz. Como vocal que soy, a mí nadie me convocó a una reunión para que debatiéramos este tema, para que analizáramos la situación o los motivos por los que se quería dejar sin su fuente de trabajo a estas tres docentes. Ante esta decisión arbitraria e inconsulta y como representante elegida por los trabajadores de la educación del departamento San Martín, me sentí obligada a defender los puestos de trabajo de mis tres compañeras y luchar para que se las reincorpore".
Trabajadores en negro
Vuistaz explicó que "la situación de ADP debe ser conocida por toda la opinión pública porque los manejos son arbitrarios y muy poco democráticos".
"De hecho, desde el año 2013 no se hacen reuniones de comisión para debatir los temas, algo que está contemplado en nuestro estatuto. La ADP tenía a estas tres compañeras despedidas sin registrar como también quedan otros dos trabajadores en negro, un total contra sentido con una institución gremial que, supuestamente, debe velar por los derechos de sus afiliados".
La delegada agregó: "La única responsable del despido de las señoras Olga Llanos, Bety Beterete, que son dos docentes queridas y reconocidas en el departamento San martín, y de la señora Carina Ralde, que es único sostén económico de su familia, es de la señora Patricia Argañaraz, quien no respeta en absoluto la legítima representación de los educadores de este departamento y pretende avasallarnos a todos haciendo manejos desde su escritorio en la ciudad de Salta".
"Lo que cobraban en negro era una miseria pero para la señora Ralde que tiene sus niños a cargo, lo que está pasando en este momento es verdaderamente dramático", consideró la dirigente gremial para finalizar.


¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora