La Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó en Ginebra la declaración de la emergencia mundial por el virus del Zika, causante de la multiplicación de malformaciones congénitas en América Latina.
Así lo anunció la doctora Margaret Chan, directora general de la OMS en Ginebra, después de la primera reunión del Comité de Emergencia de Regulaciones Internacionales de Salud. "Se necesita una respuesta internacional coordinada para luchar contra el zika", sostuvo.
Chan aclaró que el zika como tal no era una emergencia de salud pública internacional, pero sí la microcefalia y demás efectos de este virus transmitido por mosquitos.
"Se necesita una respuesta internacional coordinada para luchar contra el zika"
La enfermedad transmitida por mosquitos ha estado presente desde hace algunas décadas, pero las alarmas se encendieron hace poco al descubrirse la conexión del zika con malformaciones congénitas y síntomas neurológicos.
"La llegada del virus a algunos lugares ha sido asociada con un aumento pronunciado en el nacimiento de bebés con cabezas anormalmente pequeñas y casos del síndrome de Guillain-Barre syndrome", explicó Chan la semana pasada.
Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomendaron que las mujeres embarazadas y las mujeres que intentan quedar embarazadas deberían considerar retrasar sus viajes a América Latina y el Caribe para evitar contraer el virus, ya que existe una evidencia cada vez mayor de que este podría estar relacionado con la microcefalia, un defecto de nacimiento que puede impedir que la cabeza y el cerebro se desarrolle por completo.
Según Chan, a la emergencia contribuyeron la propagación del virus, la falta de vacunas y la falta de controles.
En números
Según la OMS, es razonable estimar que puede haber de 3 a 4 millones de casos de zika en las Américas en un periodo de 12 meses.
El virus ahora está presente en 23 países y territorios de la región.
VIRUS ZIKA INTERNET.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Julian Centella
Julian Centella · Hace 9 meses

COSAS QUE NOS OCULTAN... Tal y como viene denunciando, entre otros, el investigador Jon Rappoport en sus últimos artículos, el virus Zika está siendo utilizado posiblemente como tapadera para ocultar los daños causados por los gigantes corporativos de la agroindustria, que están provocando una oleada de casos de microcefalia en determinadas zonas del Brasil. El zika, del cuál se conoce la existencia desde hace décadas, se convertiría así en la tapadera perfecta para evitar afrontar las carísimas responsabilidades derivadas de los daños causados por el consumo monstruoso de pesticidas altamente tóxicos en Brasil. En su tercer artículo sobre el Zika, Rappoport centra su atención sobre uno de los potenciales causantes de los numerosos casos de niños nacidos con daños cerebrales y microcefalia en Brasil. Y es que resulta que otro de los potenciales causantes de estos daños, son los mosquitos genéticamente modificados que ya fueron liberados en Brasil en 2012, con el objetivo de diezmar la población de mosquitos que transmiten el dengue, el Zika, la fiebre amarilla y el chikungunya. Los mismos mosquitos genéticamente modificados con los que ahora nos dicen que quieren “solucionar el problema”. Tal y como nos cuentan en RT: “Ya desde el primer momento surgieron preocupaciones sobre la liberación de estos mosquitos modificados genéticamente sin haber realizado más estudios sobre posibles efectos secundarios”. “Es un enfoque muy experimental que aún no ha tenido éxito y puede causar más daño que bien”, advirtió en 2012 la doctora Helen Wallace, directora del instituto GeneWatch, en declaraciones a ‘The Guardian’.


Se está leyendo ahora