La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró ayer la emergencia sanitaria mundial por el virus del zika.
La medida se tomó tras un corto debate del Comité de Emergencia del organismo sanitario mundial, compuesto por una veintena de expertos virólogos, epidemiólogos y neurólogos, algunos de los cuales se reunieron ayer y otros participaron del encuentro por teleconferencia.
El Comité determinó que la propagación del virus es una emergencia sanitaria de alcance internacional.
Lo que preocupa realmente a las autoridades sanitarias es el auge de los casos de microcefalia y su relación con el zika, y no el virus en sí mismo, dado que en el 75 por ciento de los casos no provoca síntomas y en el resto tiene efectos muy limitados.
El tema más esperado ahora es saber la opinión del Comité respecto a si sugiere restringir los viajes de las mujeres gestantes a las zonas afectadas o no; e incluso si, como han hecho algunos países, recomienda evitar embarazos.
De la conferencia telefónica participaron ocho expertos, altos responsables de la OMS y 12 representantes de los Estados miembros, entre ellos Brasil, el país más afectado, y Argentina.
La decisión de convocar al Comité la tomó la semana pasada la directora general de la OMS, Margaret Chan, tras detectar "el explosivo" crecimiento de los casos de zika, pero sobre todo por la posible relación con la microcefalia.
Según la OMS, el virus está ahora presente en 24 países y territorios.
En Brasil fue donde primero surgieron los casos y es el más afectado por la epidemia, ya que se han contabilizado un millón y medio de casos y hay 4.180 bebés nacidos con microcefalia.
A excepción de Brasil, ningún otro país afectado en el continente americano ha detectado hasta ahora esa relación, pero esto puede deberse a que las malformaciones sean intrauterinas y no se detecten hasta el nacimiento.
La OMS estima que el virus, que es transmitido por el mosquito Aedes aegypti, puede infectar hasta a 4 millones de personas en toda la región. Por ahora no existe ni vacuna ni tratamiento contra un virus, que fue descubierto en los años 50 en el bosque zika de Uganda.
Brasil alertó en octubre sobre un número elevado de nacimientos de niños con microcefalia en el nordeste. Hay 270 casos confirmados y 3.449 en estudio, frente a 147 en todo 2014. Brasil notificó en mayo de 2015 el primer caso de enfermedad por el virus del zika.
Desde entonces, "la enfermedad se propagó dentro del país, y también a otros 22 países de la región", apunta la Organización Mundial de la Salud.

1.500 casos de Guillain-Barré
En Colombia esperan más casos de la enfermedad neurológica ligada al zika. Colombia, segundo país más afectado en el mundo por el zika después de Brasil, prevé más de 1.500 casos del síndrome neurológico de Guillain-Barré relacionados con este virus, dijo ayer el ministro de Salud, Alejandro Gaviria.
"Hoy en día se está hablando de una tasa de 2,3 casos de Guillain-Barré por cada 1.000 afectados por zika. En Colombia estamos esperando 650.000 casos de zika durante la epidemia. O sea, esperamos 1.512 casos de Guillain-Barré", señaló en una entrevista con Blu Radio.
"La mortalidad asociada al Guillain-Barré es del 4% y es incapacitante en diversas dimensiones", agregó Gaviria, al advertir de una "explosión" de casos de este mal.
Gaviria contó que neurólogos le han dicho que pasaban años sin ver un caso de Guillain-Barré y ahora ven "tres en un solo día".
Actualmente, dijo, hay 15 enfermos de este mal en hospitales en Cúcuta (noreste), fronteriza con Venezuela, y tres en Ibagüé (centro-oeste).
"Hay suficiente coincidencia en el espacio y en el tiempo como para decir que aquí hay una asociación", señaló.
El síndrome de Guillain-Barré, una afección en la que el sistema inmunitario ataca al sistema nervioso y puede producir parálisis, es uno de los problemas vinculados al virus del zika, sospechoso además de causar un aumento de malformaciones congénitas.
En este momento "esperamos entre 5.000 a 6.000 casos nuevos reportados de zika a la semana", cerró Gaviria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Julian Centella
Julian Centella · Hace 9 meses

¿¿¿Por qué ante tales evidencias los medios de comunicación siguen repitiendo obedientemente la disparatada versión oficial de la OMS que no se basa en ninguna evidencia científica y eluden hablar de estos indicios tan evidentes??? ¿¿¿Dónde están los periodistas, esas personas que pasan 4 años estudiando en una facultad y que se supone que deben comunicar la verdad sobre los hechos a la población??? ¿¿¿Cómo es posible que ninguno de ellos vea el elefante en la habitación??? Estamos también ante una gran maniobra de manipulación social a gran escala. Se están sentando las bases del mundo del futuro, una dictadura tecnocrática en la que todos estaremos sometidos a los designios de los nuevos sacerdotes, que ya no vestirán túnicas, sino batas blancas y a los cuales deberemos obedecer ciegamente por ser los portadores de la “VERDAD ABSOLUTA MAS INDISCUTIBLE”. Cuando ellos decreten “epidemia” todo el mundo deberá vacunarse, cuando ellos decreten que algo es “enfermedad” todo el mundo deberá tomar medicamentos contra ello, cuando ellos decreten “crisis” todo el mundo deberá ajustarse el cinturón y dejar de consumir o aumentar el consumo, según convenga. Ahora nos están acostumbrando a obedecerlos, año tras año, mediante mil y una campañas de terror infundado que los presenta como la única estirpe salvadora que nos separa del desastre o incluso del apocalipsis. ¿Alguien se ha fijado que desde hace unos años hacia aquí, cada temporada aparece una nueva enfermedad de moda con capacidad para convertirse en “epidemia global”? La gripe aviar, el SARS, la gripe A, la gripe porcina, el MERS, las Superbacterias, el Ébola y ahora el Zika… No solamente se está utilizando el virus Zika como más que posible tapadera para ocultar efectos indeseados provocados por grandes compañías (SI ES QUE NO HA SIDO PROVOCADO DE FORMA VOLUNTARIA), sino que todo forma parte además de una agenda a largo plazo. Lo que sí está claro es que si se demostrara que la epidemia de casos de microcefalia se debe a los pesticidas, a las vacunas o a los mosquitos genéticamente modificados, grandes compañías deberían afrontar indemnizaciones y multas multimillonarias. Y NO ES SOLO UNA CUESTION DE NEGOCIO Y DE GANANCIA DE INDECENTES CANTIDADES DE DINERO. ESTAMOS TAMBIEN ANTE UNA GRAN MANIOBRA DE MANIPULACION SOCIAL A GRAN ESCALA.

Julian Centella
Julian Centella · Hace 9 meses

COSAS QUE NOS OCULTAN... Tal y como viene denunciando, entre otros, el investigador Jon Rappoport en sus últimos artículos, el virus Zika está siendo utilizado posiblemente como tapadera para ocultar los daños causados por los gigantes corporativos de la agroindustria, que están provocando una oleada de casos de microcefalia en determinadas zonas del Brasil. El zika, del cuál se conoce la existencia desde hace décadas, se convertiría así en la tapadera perfecta para evitar afrontar las carísimas responsabilidades derivadas de los daños causados por el consumo monstruoso de pesticidas altamente tóxicos en Brasil. En su tercer artículo sobre el Zika, Rappoport centra su atención sobre uno de los potenciales causantes de los numerosos casos de niños nacidos con daños cerebrales y microcefalia en Brasil. Y es que resulta que otro de los potenciales causantes de estos daños, son los mosquitos genéticamente modificados que ya fueron liberados en Brasil en 2012, con el objetivo de diezmar la población de mosquitos que transmiten el dengue, el Zika, la fiebre amarilla y el chikungunya. Los mismos mosquitos genéticamente modificados con los que ahora nos dicen que quieren “solucionar el problema”. Tal y como nos cuentan en RT: “Ya desde el primer momento surgieron preocupaciones sobre la liberación de estos mosquitos modificados genéticamente sin haber realizado más estudios sobre posibles efectos secundarios”. “Es un enfoque muy experimental que aún no ha tenido éxito y puede causar más daño que bien”, advirtió en 2012 la doctora Helen Wallace, directora del instituto GeneWatch, en declaraciones a ‘The Guardian’.


Se está leyendo ahora