En una histórica jornada, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) demandó ayer el fin del bloqueo estadounidense a Cuba, en una resolución que, por primera vez en 25 años, fue aprobada sin ningún voto en contra, y con el hecho sin precedentes de que la representante de Washington se abstuvo de votar a favor del mantenimiento de ese embargo.
El cambio de postura estadounidense responde al deseo del presidente Barack Obama de levantar el embargo, para lo que necesita el respaldo del Congreso del país, donde la mayoría republicana aboga por mantenerlo.
"No hay razón para votar para defender una política fallida a la que nos oponemos", explicó el asesor presidencial Ben Rhodes, citado por el diario estadounidense Nuevo Herald.
Samanta Power, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, defendió el cambio de postura de su país al decir que "la resolución que se vota hoy es un ejemplo perfecto de por qué la política estadounidense de aislar a Cuba no estaba funcionando".
"En lugar de aislar a Cuba (...), nuestra política aislaba a Estados Unidos, incluido justo aquí en Naciones Unidas", añadió, en un discurso que fue recibido con fuertes aplausos del resto de delegaciones, citó la prensa.
Y agregó que "después de más de 50 años de seguir el camino del aislamiento, hemos elegido tomar el camino del compromiso", aunque aclaró que el voto no significa que Estados Unidos "está de acuerdo con todas las políticas y prácticas del gobierno cubano".
También manifestó las preocupaciones de la Casa Blanca respecto de la situación de los derechos humanos en la isla -una retórica con la que ha justificado la medida año tras año, según el portal Cubadebate, "aunque reconoció por primera vez que Estados Unidos viola los derechos humanos, lo cual es más insólito todavía".
Un paso positivo
El canciller cubano, Bruno Rodríguez consideró que la abstención estadounidense es "un paso positivo", pero también lamentó que esa política todavía continúe siendo una realidad.
"Es necesario por tanto juzgar por los hechos. Lo importante y concreto es el desmontaje del bloqueo, más que los discursos, las declaraciones de prensa o incluso el voto de una delegación en esta sala", dijo.
El texto aprobado por la Asamblea General de la ONU reconoce la "voluntad reiterada" por Obama de "trabajar en pro de la eliminación del bloqueo económico, comercial y financiero", y señala como "positivas" las medidas aprobadas para relajarlo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora