El líder opositor venezolano Henrique Capriles llamó ayer a "hacer caso omiso" del estado de excepción decretado por el presidente Nicolás Maduro, si el Parlamento lo rechaza, e insistió en convocar una manifestación para pedir que se acelere el revocatorio.
"Si la Asamblea Nacional rechaza este decreto muy probablemente nos tocará a nosotros los venezolanos, si se insiste en la vigencia de este decreto, de hacer caso omiso a este decreto", dijo Capriles en una entrevista radial.
La mayoría opositora en el Legislativo debatió ayer la medida, con la que Maduro se otorga amplios poderes para enfrentar la crisis económica y contener la ofensiva para sacarlo del poder.
La Asamblea tratará el decreto, como ordena la ley, aunque se da por descontado que lo rechazará, con lo cual la última palabra la tendrá el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), al que la oposición acusa de ser un apéndice del Gobierno.
El Legislativo ya había rechazado un decreto de emergencia económica dictado por Maduro en enero, pero el TSJ lo dejó en firme señalando que el control parlamentario no afecta la integridad de la medida.
El pasado viernes Maduro renovó por segunda ocasión dicho decreto y le añadió el estado de excepción por 60 días, con lo cual se arrogó amplias facultades para gobernar en materia política, económica, social y ambiental.
"Todos los actos que consideramos que son nulos al violentar la Constitución (...) por este decreto no los atendamos", señaló Capriles.
El gobernador del estado Miranda (centro) reiteró su convocatoria a una movilización hoy hacia la sede central del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Caracas, para exigirle celeridad en la validación de unas firmas presentadas para activar el revocatorio.
Aunque el decreto no precisa restricciones al derecho de protesta y reunión, habilita al Gobierno a "ejecutar planes especiales de seguridad que garanticen el sostenimiento del orden público".
El oficialismo anunció que negará el permiso a esa marcha, lo que pondría a prueba el estado de excepción.
Capriles, que lidera la propuesta del revocatorio, perdió por un estrecho margen la elección presidencial de 2013 contra Maduro, a quien llama "ilegítimo".
La oposición quiere realizar el referendo este año, pues si se lo hace después del 10 de enero de 2017 -cuando se cumplen cuatro años del actual mandato presidencial- y Maduro pierde, los dos años restantes los completaría el vicepresidente, designado por el mandatario venezolano.

Reclamo a la OEA

El director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, instó al secretario general de la OEA, Luis Almagro, a aplicar a Venezuela la Carta Democrática Interamericana incluso sin el visto bueno de Caracas, dado el "deterioro manifiesto del estado de derecho en el país".
"Situaciones como la actual en Venezuela -donde el poder judicial ha abdicado de sus principales obligaciones y ha dejado de funcionar como un poder independiente del Estado- justifican una respuesta activa por parte de la OEA, con o sin el consentimiento del Gobierno de Venezuela", dijo el representante de HRW en una carta dirigida al organismo americano.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora