La oposición venezolana se movilizó ayer en varias ciudades, en una demostración de fuerza tras el duro golpe recibido por la suspensión del proceso de referendo revocatorio que impulsa contra el presidente Nicolás Maduro y que ha elevado la crispación política.
"Hoy 26 de octubre (por ayer) nos movilizamos los venezolanos en defensa de nuestros derechos constitucionales y contra el golpe (de Estado)", señaló el excandidato presidencial Henrique Capriles, principal promotor del referendo.
En Caracas, miles de personas se concentraron en siete puntos y se dirigieron a la autopista Francisco Fajardo (este), con el tránsito interrumpido por la llegada de manifestantes. Vestidos en su mayoría con remeras blancas y gorras con la bandera de Venezuela, varios manifestantes llevaban pancartas escritas a mano. "No nos vamos a rendir. Revocatorio ya", decía una de éstas.
Muchos comercios de la capital permanecían cerrados, mientras que siete estaciones del metro fueron clausuradas "en resguardo de los usuarios", según la empresa administradora. La denominada "Toma de Venezuela" ocurrió en el que debía ser el primero de tres días para la recolección de cuatro millones de firmas (20% del padrón electoral), último paso antes del llamado a referendo.
Al cumplir ese requisito, la oposición quería evidenciar el mayoritario rechazo al gobierno de Maduro, al que seis de cada diez venezolanos está dispuesto a revocar, según la encuestadora Datanálisis.
Pero el proceso fue suspendido la semana pasada por tribunales penales regionales, que acogieron denuncias de fraude del oficialismo en una primera etapa de recolección de firmas.
Gobierno y oposición, que se acusan mutuamente de "golpismo", exploran al mismo tiempo la posibilidad de un diálogo con facilitación del Vaticano, en medio de una aguda crisis económica que se traduce en escasez de alimentos y medicamentos y una inflación calculada por el FMI en 475% para este año. El Gobierno culpa de la crisis económica a "empresarios de derecha" que buscan desestabilizarlo, pero la oposición responsabiliza al modelo socialista y sostiene que el revocatorio era la "válvula de escape" de una población hastiada de hacer filas para conseguir los pocos productos a precios subsidiados.
En los alrededores del presidencial palacio de Miraflores también se concentraban los seguidores del Gobierno en otra manifestación.

Poder versus capital político

"La fuerza de la oposición son los votos de la gente", dijo el politólogo Luis Salamanca, quien considera que la suspensión del proceso revocatorio "ha colocado el conflicto político en un punto crítico".
En diciembre de 2015, la oposición venció ampliamente en las elecciones legislativas y por primera vez en 17 años de chavismo logró la mayoría parlamentaria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora