Por sexto año se hizo en El Alfarcito, el pasado 14, la Fiesta de la Papa Andina. Existen unas 30 variedades de papa andina que se cultivan en la Quebrada del Toro, a más de 3.000 msnm. Acompañan otros cultivos como habas, quinoa y algunos frutales. En todos los casos, sobresalen por tratarse de cultivos ciento por ciento orgánicos.
En este marco, las papas son características de la región de la Puna, donde debido a las frías temperaturas no llegan a desarrollar gran tamaño, pero concentran grandes cantidades de minerales. Con pieles rojas y moradas, pulpas coloreadas y un sabor de neutro a dulce, en este momento son consideradas un alimento gourmet por las grandes cocinas del país. Poseen, además, excelentes características nutricionales, por sus altos porcentajes de proteínas y minerales. No solo tienen más calcio y potasio que las papas comunes, sino que también se digieren mucho mejor. Las papas andinas tienen un sabor terroso más parecido al sabor original de la papa, algo que muchos no conocen.
Se dividen en tres grandes grupos: la oca, de sabor dulce muy parecido a la batata, y tiene seis variedades que se distinguen por sus colores: blanca, amarilla, rosada, morada, overa y colorada. En el segundo grupo está la papa lisa, uno de los productos andinos más raros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora