La plaza 9 de Julio se quedó definitivamente sin las tradicionales empanadas salteñas. Inhabilitaron a Tobías y, con esa decisión, la bohemia de la ciudad cierra otro capítulo de manera triste e inesperada.
En poco tiempo dejaron de existir reductos importantes para la cultura salteña, lugares en los que pasaron sus horas importantes personalidades locales.
En menos de dos meses modificaron el paisaje de la recoba de calle Caseros. En marzo cerró El Farito, del "Pelado" Herrera, y el viernes pasado fue el último día de trabajo para Mirta Marelli, propietaria del famoso Café Tobías.
No solo se pierde la mística, sino que también cinco personas se quedan sin trabajo. Una inspección de la Dirección de Planeamiento Urbano de la Municipalidad de la Ciudad de Salta le dio el tiro de gracia al negocio de empanadas, que ya venía trastabillando por varios factores.
"Los inspectores dijeron que el edificio estaba en mal estado y me lo inhabilitaron. Eso quiero dejar en claro: acá estaba todo en regla, no se le debía a nadie y mis empleados estaban en libro", contó Mirta al borde de las lágrimas.
Los inspectores llegaron el viernes 22 casi al mediodía y dejaron asentado que el edificio no contaba con las condiciones para funcionar. Así le dieron la zancadilla final a 33 años de historia de una vereda inolvidable.
Sucede que el inmueble tenía inconvenientes legales para formalizar un contrato de alquiler. Las trabas en la sucesión de la propiedad hicieron que, desde hace seis años, hubiera problemas de papeles y faltaran refacciones en el edificio.
Pero ahí no termina el problema de Mirta y su gente. La comerciante mencionó las notas que viene publicando El Tribuno sobre las nuevas condiciones de la economía actual, en las que la inflación subió los costos, aumentaron los servicios y, por lo tanto, la gente ya no sale a comer afuera.
"Yo hasta diciembre del año pasado tenía un 50 por ciento de clientes salteños y el otro 50 por ciento eran turistas. Ahora los salteños no llegan al 30 por ciento y los turistas no gastan lo de antes. Le pusieron un cepo a los trabajadores", dijo.
La mujer también le apuntó a los nuevos paquetes turísticos y a la falta de políticas concretas del Estado para ayudar a los negocios vinculados al turismo en general y a la gastronomía en particular. "Ya no nos queda margen para nada. No tenemos un colchón que nos permita arreglar algo si se rompe. Hemos absorbido todas las subas y ahora no tenemos ganancias", dijo desconsolada.
En resumen, los años de lucha por los alquileres, las nuevas características del turismo, las condiciones económicas del nuevo Gobierno nacional y los requisitos de la nueva Municipalidad son los factores que hacen que hoy Tobías tenga una cartel de cierre que desgarra el corazón de los muchos clientes de años, que compartían en sus mesas el clásico vermú, las empanadas y una copita de un tinto manso.

"Ahora iré a vender a la calle"

El cartel dice que se fueron a la calle Güemes 375. "Es como trasladar el Cabildo a Cerrillos", dijo con pena Mirta Marelli, propietaria de Tobías.
En los últimos dos días se está dedicando a vender el mobiliario para terminar de pagarle a sus trabajadores.
Ella ya anduvo averiguando sobre los alquileres por el centro. En la zona de la plaza 9 de Julio cobran, por un local pequeño, 50 mil pesos, con tres meses de adelanto. En la esquina de Balcarce y España piden 45 mil mensuales y el 3 por ciento de las ventas.
"Es el colmo que se metan con mis ventas. Yo no sé qué voy a hacer a partir de mayo. Iré a vender empanadas a la calle, porque con estas condiciones no se puede más", lamentó Mirta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 7 meses

Y después de tanta legalidad y exigencias, vamos a tener un edificio clausurado y lleno de alimañas en plena Plaza 9 de Julio y vaya a saber por cuantos años.

Carmen Amaya
Carmen Amaya · Hace 7 meses

Es un pena, ese rinconcito tradicional para saborear empanadas también era un símbolo turístico. Sin Tobías uy sin Farito, nuestro "Cuchi Leguizamón" quedó solito

Nicolas F
Nicolas F · Hace 7 meses

Sergio, el intendente Saenz, no era del cambio era de Masa. Y por otro lado, si hay reglas, hay que cumplirlas, después nos quejamos si se cae el techo o si las empanadas intoxican a la gente.

sergio jesus  carrizo
sergio jesus carrizo · Hace 7 meses

Y elegimos el cambio así nos va

nelson javier  gutierrez
nelson javier gutierrez · Hace 7 meses

de que cambio hablas amigo....no te das cuenta que justo ahora cierrann y clausuran negocios???? acaso no te das cuenta que en la gestion de ISA los inspectores COIMEABAN para no cerrarte el negocio ahora nadie pide coimas por termor a la nueva gestion (sanez) ni los de transito!!!


Se está leyendo ahora