Otra vez, la guardia del San Bernardo. Otra vez, profesionales que reclaman por la constante saturación y la ausencia de decisiones oficiales que puedan aliviarla. Hace dos años tuvieron la expectativa de poder mejorar esa situación con la apertura del hospital Papa Francisco, en la zona sudeste de la Capital salteña. Pero no. Esa guardia tiene solo tres especialidades, por lo que los cuadros de mayor complejidad siguen viajando rápido a la calle Mariano Boedo.
Es a partir de esta situación que profesionales del San Bernardo nucleados en la Asociación de Profesionales del San Bernardo (Asprober) apuntaron al hospital Papa Francisco porque les siguen derivando pacientes.
"Aquél hospital nunca fue el pulmón que pensábamos iba a ser para nosotros, cuando hace dos años abrió sus puertas en la zona sudeste de la capital", sostuvo el presidente de la entidad gremial, Juan Carlos Erazu.
Juan Carlos Erazu ASPROBER "En la Inter hospitalaria recibimos reclamos de colegas, especialistas, obligados a hacer guardias, pese a no estar capacitados".
"Ni las ambulancias llevan a los pacientes para allá, siguen viniendo directamente al San bernardo, entonces nosotros no tenemos forma de reducir la afluencia de pacientes, ni de la Capital ni del interior", agregó.
En este contexto, el médico reveló que la Interhospitalaria recibió el reclamo de médicos de planta del Papa Francisco porque "tienen otras especialidades y sin embargo son obligados a hacer guardias".
Desde la zona sudeste de la ciudad, el gerente del Papa Francisco, César Daniel Romero, explicó: "Nosotros disponemos de tres especialidades básicas en la guardia: pediatría, clínica médica y tocoginecología, que funciona las 24 horas, todos los días. Aquí se resuelve lo que pueden resolver un pediatra, un clínico o un tocoginecólogo, lo demás, necesariamente tiene que ser derivado, lo que no quiere decir que la gente no consulte acá".
"Nosotros no trabajamos igual que los otros hospitales. Es más, cada hospital es diferente y estoy seguro que en el San Bernardo no aceptarían que vaya alguien de aquí a reclamarle algo sobre el trato de los médicos de allá. Lo mismo en el Materno Infantil o en el Oñativia", subrayó el gerente.
Cada uno tiene sus razones. Cada uno defiende lo propio. Y, entre unos y otros, se encuentran los pacientes, que solo esperan la mejor atención de su salud.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora