Syed Farook y Tashfeen Malik fueron neutralizados en una impresionante cacería por las calles de San Bernardino, cuando huían luego de abrir fuego en un centro para discapacitados. Una tercera persona fue detenida, y se investiga si participó en la masacre en la que fallecieron al menos 14 personas.
El Gobierno de California confirmó ayer que fueron 14 los muertos y 17 resultaron heridas en un tiroteo perpetrado en los Estados Unidos, en un centro para discapacitados ubicado en San Bernardino, 100 km al este de Los Ángeles.
Las autoridades confirmaron que dos de los sospechosos de haber abierto fuego en el Centro Regional Inland fueron abatidos en una persecución por las calles de la ciudad.
"Se trata de un hombre y de una mujer. Iban vestidos con ropa de asalto y llevaban rifles y pistolas", explicó en una rueda de prensa el jefe policial Jarred Burguan.
Horas después, el uniformado confirmó que los sospechosos fueron identificados como Syed Rizwan Farook, de 28 años, y Tashfeen Malik, de 27.
Farhan Khan, el cuñado de Farook, les dijo a los periodistas, según indicó la cadena CNN: "No tengo idea de por qué iba a hacer algo como esto. Estoy en estado de shock...". A su vez, contó que la última vez que habló con Farook fue hace una semana.
Una tercera persona fue detenida tras ser vista salir del lugar del tiroteo, pero las autoridades no pudieron confirmar si participó en la masacre.
En la operación policial de captura fue herido un oficial de policía que se encuentra fuera de peligro.
Las autoridades todavía desconocen las razones que motivaron la masacre, pero el director adjunto del FBI en Los Ángeles, David Bowdich, no descartó que se trate de un acto terrorista. "Es una posibilidad, pero todavía no lo sabemos", declaró.
Las cadenas de TV y los portales de noticias mostraron las imágenes del lugar donde las autoridades lograron detener una camioneta negra. El vehículo quedó completamente destruido por la balacera.
Medios norteamericanos aseguraron que tres eran los pistoleros armados con rifles semiautomáticos tipo AR-15 y utilizaron trajes tácticos.
Obama no descarta que fue un ataque terrorista
El presidente de EEUU no descartó la hipótesis de un posible atentado terrorista en el ataque en San Bernardino, a 100 km al este de Los Ángeles.
"En este punto aún no sabemos por qué se produjo este horrible hecho", dijo Obama tras reunirse con su Consejo de Seguridad, un día después del tiroteo que dejó 14 fallecidos y fue llevado a cabo por una pareja fuertemente armada, a la que la policía abatió después. La Policía tampoco descarta todavía la pista terrorista. "Sabemos que los dos individuos que fueron abatidos estaban equipados con armas y parece que tenían acceso a otras armas en su domicilio", explicó el mandatario, a lo que añadió: "Pero no sabemos por qué lo han hecho, no conocemos su motivación. Es posible que tuviera que ver con el lugar del trabajo", y precisó que el FBI está a cargo de la investigación.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora