¿Cuáles fueron las causas que aventaron los fantasmas de violencia y fraude, de un modo casi mágico? Pueden conjeturarse muchas y diferentes razones.
Una, que los argentinos, pensando diferente y eligiendo diferente, vivieron el día de ayer sin sentirse divididos por aquellas diferencias. Otra conjetura es que hubo un una suerte de alivio colectivo e inconsciente por ausencia de la cotidiana crispación, lo que se reflejó en las maneras de actuar. Una última: se votó por el cambio y también por la continuidad. Lucio V. Mansilla en el Siglo 19, dijo que la Argentina era una "tierra de incoherencias interminables, pero ya pasarán a medida que cosechemos las enseñanzas de la experiencia". Ayer quizá la experiencia permitió que en el país volvieran a caminar de la mano la libertad con el orden.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora