Con casi 12 millones de electores habilitados, la Provincia de Buenos Aires jugará un rol fundamental en el balotaje mañana entre el candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli, y de Cambiemos, Mauricio Macri. Al representar el 37 por ciento del electorado nacional, los votantes bonaerenses serán clave en esta segunda vuelta y, particularmente, la mira estará centrada en los poco más de dos millones de ciudadanos que se inclinaron por el expostulante de UNA, Sergio Massa. El 25 de octubre, cuando el líder del PRO forzó la necesidad de ir a una segunda vuelta, la diferencia que sacó el gobernador local fue de sólo 428 mil votos, en parte gracias al gran triunfo de su candidata para la provincia, María Eugenia Vidal sobre el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Al comparar los desempeños respecto a las elecciones primarias, abiertas simultáneas y Obligatorias (PASO) del 9 de agosto, el jefe de Gobierno porteño acortó al 50 por ciento la distancia que había sacado Scioli, ya que en aquella ocasión había sido de poco más de 907 mil sufragios. Definida la renovación en el Ejecutivo provincial, que estará en manos de Vidal a partir del 10 de diciembre, en los cuartos oscuros bonaerenses sólo estarán las boletas de los candidatos presidenciales del Frente para la Victoria y Cambiemos, lo que podría alterar ahora los resultados. De hecho, uno de los principales objetivos de Scioli en la campaña para el balotaje fue intentar reconquistar a los votantes que se alejaron del peronismo por la presencia de Fernández, a quien muchos en el oficialismo responsabilizaron por la derrota a nivel local y el ajustado resultado presidencial. Respecto al mapa electoral de la Provincia de Buenos Aires, de las ocho secciones, el candidato de Cambiemos logró imponerse en seis de ellas (Segunda, Cuarta, Quinta, Sexta, Séptima y Capital), aunque el postulante oficialista se llevó el triunfo en la Primera y la Tercera, es decir las más populosas. En tanto, los más de 700 mil votos que en los comicios generales se inclinaron por los tres candidatos restantes (Nicolás Del Caño, Margarita Stolbizer y Adolfo Rodríguez Saá) también deberán redirigirse hacia algunos de los postulantes que llegaron a la segunda vuelta o bien podrían abultar el número que obtendrá el voto en blanco, como suele suceder en los balotajes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora