La puja recién empieza

Pablo Sieira

La puja recién empieza

Los gobernadores se fueron ayer de la Casa Rosada con la satisfacción de haberle arrancado dos compromisos a Mauricio Macri, que debió ceder al menos en parte para evitar una escalada en el conflicto con el PJ.
La promesa por parte del Gobierno de "ponerse al día" con la deuda por más de $10.000 millones que la Nación mantiene con las provincias y el compromiso de corregir el decreto que aumentó la coparticipación para la Ciudad constituye una victoria parcial para el peronismo en una puja que recién empieza a sentir.
Y es que la mayoría de los gobernadores que concurrieron a la Rosada son representantes del PJ, como Sergio Uñac (San Juan), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Domingo Peppo (Chaco), Carlos Verna (La Pampa), Gildo Insfrán (Formosa), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Sergio Casas (La Rioja), o Juan Manzur (Tucumán).
Esa troupe (salvo Alicia Kirchner) es la que está por estos días tratando de quedarse con la representación del PJ en su nuevo rol de opositor, o de ser al menos el sector que defina quién conducirá al partido.
Para esa empresa es necesario no sólo mostrar fortaleza hacia adentro, sino también hacia afuera: empezaron por marcarle la cancha al Gobierno con el reclamo de resolver "cuanto antes" la "inequidad" en la distribución de fondos.
Al ceder en esas dos cuestiones, el Gobierno logró contener la avanzada de los mandatarios provinciales y encarrilar la discusión, aunque se trata apenas del primer capítulo de una historia de tensiones inevitable.
Ocurre que el oficialismo no tiene mayoría en el Congreso y está en una desventaja muy grande particularmente en el Senado, donde ya se piensa en un bloque que canalice los reclamos de las provincias y con el cual el Gobierno se verá obligado a negociar. El resultado de la reunión de ayer muestra que está empezando a entenderlo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia