*

La pulseada por la modificaciones al impuesto a las Ganancias dejó un nuevo escenario político: se armó una "liga" de gobernadores opositores con la que se hizo evidente un quiebre en el peronismo.
Ayer, tras cuestionar en el Senado el proyecto del massimo que aprobó Diputados, hubo un cónclave de los mandatarios que muestran más apertura y diálogo con la Casa Rosada. En una mesa del hotel porteño Savoy se sentaron Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba), Sergio Uñac (San Juan), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Domingo Peppo (Chaco). La postura de estos peronistas se alejó de las de otros mandatarios justicialistas como el tucumano Juan Manzur, el formoseño Gildo Insfran, la santiagueña Claudia Ledesma y Alicia Kirchner, de Santa Cruz.
A la nueva "liga" de gobernadores se sumaron líderes provinciales de otros tintes políticos como el socialista Miguel Lifschitz (Santa Fe), el rionegrino Alberto Weretilneck, de Juntos Somos Río Negro, y Omar Gutiérrez, del Movimiento Popular Neuquino.
Anoche Urtubey, en un programa de televisión de la señal TN, comentó incluso que este grupo de mandatarios tiene un grupo de WhatsApp.
"Tenemos que salir de la dicotomía entre el salario de los trabajadores y el financiamiento del Estado nacional a las provincias elevando el mínimo no imponible, planteando las deducciones posibles y estableciendo las escalas razonables", manifestó el gobernador Urtubey.
La nueva liga de gobernadores se opone al proyecto que presentó Sergio Massa ya que tiene un alto costo fiscal. Es que el impuesto a las Ganancias se coparticipa y a Salta, por ejemplo, le implicaría una pérdida de casi 900 millones de pesos. Para todas las jurisdicciones el impacto sería de $ 130.000 millones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...