La reinstalación de una antena de telefonía móvil volvió a levantar polvareda entre algunos vecinos que se oponen a la instalación y funcionamiento de este tipo de estructuras, porque suponen que son nocivas para la salud. La torre en cuestión pertenece a la empresa de telefonía Claro y en estos días la están trasladando a un nuevo predio.
Anteriormente estaba ubicada sobre la calle 9 de Julio, a metros del complejo municipal, y ahora se está rearmando en un terreno privado del barrio Libertad, sobre la falda de los cerros de la zona norte de Campo Quijano.
"Constitucionalmente no podemos hacer nada, no podemos impedir las comunicaciones, es un derecho de todos. Como municipio vamos a controlar la obra y que se cumplan las reglamentaciones para este tipo de infraestructuras", explicó el intendente Manuel Cornejo a El Tribuno.
Advirtió que en un conflicto de esta naturaleza también podría darse una situación a la inversa. "Cualquier vecino podría presentar un amparo porque no puede comunicarse, ya sea porque se lo impide una ordenanza u otros vecinos. Por eso debemos respetar y equilibrar los derechos de todos. En este caso, nuestra competencia tiene que ver con habilitaciones y controles de la construcción. Su funcionamiento debe ser controlado por el órgano nacional de comunicaciones".
Sobre la prefactibilidad otorgada por la comuna a la empresa, Cornejo mencionó que "al presentar sus papeles nos informó que el litigio con los vecinos que se oponían al funcionamiento de la antena en su anterior predio resultó favorable a la firma de telefonía celular".
Noemí Arjona CONCEJAL "Las antenas deben estar a 1.500 metros de lugares habitados. No se respetan las normas".
La reubicación
Al parecer, la antena estará en condiciones de operar en las próximas semanas. El Tribuno pudo averiguar que el cambio de lugar se debe a que la empresa no logró un arreglo económico con el dueño del terreno, quien solicitaba un monto muy elevado para la renovación del contrato.
"Nos reubicamos en este nuevo predio, pero que quede claro que esta obra no responde a una supuesta solicitud judicial", dijo escuetamente un ingeniero de la empresa encargada de la obra.
Vecinos y un concejal
Un grupo de habitantes del barrio Libertad se manifestaron apenas se enteraron de la construcción de las bases y el levantamiento de la torre que está a media cuadra del complejo habitacional.
La vecina Marcela Torres aseguró que "nadie sabe nada de un fallo en contra de los vecinos; de ser así no fuimos notificados por la Justicia. Lo que se hace en Quijano es contradictorio por donde se lo mire. Aprobaron una ordenanza junto al Departamento Ejecutivo que pone límites a estas estructuras para que estén ubicadas a 1.000 metros de la última casa habitada. Acá, en este barrio, la antena está a solo 50 metros".
Torres junto a otros pobladores ya habían denunciado a la empresa cuando estaba instalada en el anterior predio. Ahora dicen que insistirán con una nueva presentación judicial.
Por su parte, la concejal Noemí Arjona, la única que concurrió por el Legislativo comunal, mencionó que la ordenanza vigente prohíbe que las antenas se ubiquen a menos de 1.500 metros de la última vivienda habitada. "Dicen que ya tienen la prefactibilidad firmada por el municipio, pero están a 50 metros del barrio, es una burla a los vecinos y a las ordenanzas vigentes. Vamos a denunciar y a pedir informes", aseguró aunque la iniciativa parece tardía ya que la estructura está muy avanzada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia


ramon arias
ramon arias · Hace 2 meses

No hay estudios, que indiquen en forma terminante sobre la nocividad o no de las antenas. De los informes presentados por organismos gubernamentales, esta la mitad de la biblioteca de un lado y la mitad para el otro lado.

martin  gallego
martin gallego · Hace 2 meses

Despues que esos opas no se quejen de que no tienen buena señal, manga de ignorantes!!!

sergio lopez
sergio lopez · Hace 2 meses

El municipio tiene que tener la potestad para efectuar estas obras; la potestad originaria para establecer los tributos corresponde exclusivamente al Estado, mediante ley