La jueza Susana Nóvile condenó a la Revista Barcelona a pagar 40 mil pesos a Cecilia Pando, presidenta de la Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de la Argentinas, por una sátira publicada.
En el fallo, la magistrada aseguró que, a pesar de tratarse de una publicación satírica, la foto que se utilizó y las frases hacen una 'exposición exagerada de la accionante'. Los 40 mil pesos deberán ser pagados en concepto de
'indemnización por daño moral', luego de la demanda realizada por Pando. La activista inició un juicio a la publicación, que la satirizó por haberse encadenado frente al Ministerio de Defensa para reclamar contra los juicios por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar. En la sátira, publicada en 2010, se había publicado un fotomontaje que retrataba a Pando como desnuda y maniatada con una red.
La jueza Nóvile sostuvo que Pando demostró que fue 'afectada en su honor' por la publicación y evaluó que 'a pesar de tratarse de una revista de carácter satírico la foto y las frases allí colocadas exceden un tono sarcástico y burlón y hacen una exposición exagerada de la accionante'. El fallo estableció que Pando Pando no se trata de un personaje público. Según se indicó, la suma debe ser pagada en el plazo de diez días y la medida no puede ser apelada.
'En la edición del 13 de agosto de 2010 la revista Barcelona publicó en su contratapa (edición 193) una foto trucada en la que aparece completamente desnuda y maniatada con una red. Dicha fotografía que ocupaba la totalidad de la imagen de la contratapa y, por tanto, pudo verse exhibida en miles de kioscos fue acompañada de leyendas de carácter pornográfico, igual que la imagen', indicó Nóvile. Agregó que la demanda de Pando, que fue por 'daños y
perjuicios' y reclamó originalmente 70 mil pesos: 'Sostiene que ello lesiona su honra desde que está legalmente casada con el Mayor (RE) Pedro Rafael Mercado desde hace 23 años y tiene siete hijos cuyas edades, en aquel momento, eran de 21, 19, 17, 15, 14, 12 y 10 años, los que estaban y aún hoy están en edad de sufrir la humillación que significa ver a su madre expuesta de esta manera infame y mentirosa'.Desde la revista, según consta en el fallo, alegaron: 'Que la actora es una figura pública y por demás provocadora que toma la defensa de los militares argentinos genocidas durante la última dictadura militar (1976-1983) y realiza actos públicos a fin de exponer su punto de vista y consecuentemente no sólo expone sus ideas sino también su figura física'.Se añadió sobre la réplica de la revista: 'Asevera que Barcelona es una revista quincenal que toma una noticia y la resignifica con una intencionalidad política, que intenta llevar al lector a la reflexión y al debate ofreciendo a su público un punto de vista diferente al de otros medios de prensa y que no hay ningún contenido erótico ni mucho menos pornográfico en sus
publicaciones'. La jueza Nóvile consideró que la Revista Barcelona agravió a Pando por tratarse de una 'una persona privada que -en el caso- tomó participación de modo voluntario en cuestiones de interés público'.'La jueza Nóvile sostiene que la Revista Barcelona agravia a Pando porque es una persona privada con actuación pública . En ningún caso, Nóvile considera que se trata de un caso de libertad de expresión. Lo más preocupante de este fallo no es la plata (que no tenemos) sino el precedente. Con esta jurisprudencia, los que hacemos sátira vamos a terminar editando en la clandestinidad', afirmó Ingrid Beck, una de las directoras de la revista. Y agregó: 'Está claro que acá hay un tema superior al dinero: no nos pueden privar de la doble instancia en un tema de libertad de expresión. Tenemos buenos abogados y buscaremos la posibilidad de apelar. Porque pagarle a Pando es un pésimo antecedente para la
Revista Barcelona y para todo el periodismo'.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 6 meses

Deci que se murió videla ,sino había que pagarle una indemnización también.Bien de jueces hijos de puta el fallo.


Se está leyendo ahora