Desde el norte al sur o desde el este las oeste, la riqueza natural se potencia y asombra, contrastando cada rincón y atesorando en su huella el inicio de la vida, la misma que es un común denominador en los diferentes Corredores donde se atesora un pasado nacido de la tierra; donde la mística convertida en fiestas y costumbres arraigadas de un pasado indígena, cultos y devoción por sus santos y vírgenes en cada celebración, te invita a vibrar con cada acontecimiento.
En esta provincia norteña, se vibra con la chaya y se exhulta con el Niño Dios Alcalde, mientras el gigante de 250 millones de años en Talampaya espera ser conocido.
El torrontés expresa las mejores cualidades para la elaboración de vinos finos, muy frutados y a la vez secos. Es la única uva criolla originada en América, de alto valor enológico y relevancia comercial, es la segunda a nivel de exportación de vinos blancos de Argentina.
De buen clima durante todo el año, en La Rioja -de singular calidez y tranquilidad-, se disfruta de la hospitalidad de su gente, con vista de paisajística escénica que sobresale en cada punto cardinal ante la majestuosidad de los macizos del Velasco, la imponencia de los picos del Famatina, la gastronomía que imprime regionalidad y al mismo tiempo excelencia, de sabores conjugados con una gama de exquisitas cepas seleccionadas de los mejores vinos. Historia y cultura originaria en un viaje a la tierra misma; a la lucha de sus caudillos; creencias, mística y leyenda; manos artesanales que exponen productos de recursos genuinos y que esperan ser conocidos en cada lugar.
Murallones de 250 millones de años con el reptar de los primeros dinosaurios y el caminar de hombre, flamencos rosados en una Laguna Brava salobre; miradores naturales por sobre los dormideros del centinela en cielo provincial; destellos de amarillo cobrizo en cañones y agua que baja declarando que allí late la Mejicana, rutas del vino, del olivo y gastronómica con el condimento especial en cada pueblo.
Y más al sur, por Los Llanos, hablar de La Rioja es reconocer al centinela de valles y quebradas, el cóndor andino cual vigía surca como amo y señor de los aires. La Quebrada de los Cóndores está ubicada en la Sierra de los Quinteros a 180 km de la capital de La Rioja.
Desde el norte al sur o desde el este las oeste, la riqueza natural se potencia y asombra, contrastando cada rincón y atesorando en su huella el inicio de la vida, la misma que es un común denominador en los diferentes Corredores donde se atesora un pasado nacido de la tierra; donde la mística convertida en fiestas y costumbres arraigadas de un pasado indígena, cultos y devoción por sus santos y vírgenes en cada celebración, te invita a vibrar con cada acontecimiento.
En esta provincia norteña, se vibra con la chaya y se exhulta con el Niño Dios Alcalde, mientras el gigante de 250 millones de años en Talampaya espera ser conocido.
Parque Nacional Talampaya La Rioja.jpg
La imagen emblemática de La Rioja es el cañón de Talampaya, un bello y misterioso desierto rojo. Foto: Gentileza Ministerio de Turismo de La Rioja
La imagen emblemática de La Rioja es el cañón de Talampaya, un bello y misterioso desierto rojo. Foto: Gentileza Ministerio de Turismo de La Rioja
De buen clima durante todo el año, en La Rioja -de singular calidez y tranquilidad-, se disfruta de la hospitalidad de su gente, con vista de paisajística escénica que sobresale en cada punto cardinal ante la majestuosidad de los macizos del Velasco, la imponencia de los picos del Famatina, la gastronomía que imprime regionalidad y al mismo tiempo excelencia, de sabores conjugados con una gama de exquisitas cepas seleccionadas de los mejores vinos. Historia y cultura originaria en un viaje a la tierra misma; a la lucha de sus caudillos; creencias, mística y leyenda; manos artesanales que exponen productos de recursos genuinos y que esperan ser conocidos en cada lugar.
Murallones de 250 millones de años con el reptar de los primeros dinosaurios y el caminar de hombre, flamencos rosados en una Laguna Brava salobre; miradores naturales por sobre los dormideros del centinela en cielo provincial; destellos de amarillo cobrizo en cañones y agua que baja declarando que allí late la Mejicana, rutas del vino, del olivo y gastronómica con el condimento especial en cada pueblo.
Y más al sur, por Los Llanos, hablar de La Rioja es reconocer al centinela de valles y quebradas, el cóndor andino cual vigía surca como amo y señor de los aires. La Quebrada de los Cóndores está ubicada en la Sierra de los Quinteros a 180 km de la capital de La Rioja.
Datos de su historia
  • La provincia y su capital heredaron su nombre de comunidad autónoma de La Rioja en España. La capital fue fundada en 1591.
  • En estas tierras se escribieron importantes páginas de la historia argentina. Donde se enraizó la figura de referentes del federalismo como Ángel Peñaloza "El Chacho" y Facundo Quiroga.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora