La salteña Mar Tarres decidió bajarse del concurso que se realiza en Carlos Paz para ser "La chica del verano". Los prejuicios y los estereotipos de belleza dominantes pudieron más y la desanimaron a continuar con la campaña que había iniciado para ser la elegida.

Mar es salteña de nacimiento, tiene 28 años y es actriz y humoristas. Lleva largo tiempo realizando el espectáculo "Minas jodidas" en Salta, y esta temporada decidieron trasladarlo a distintos puntos de la sierras.

La salteña se había animado a ir contra los estándares de belleza que impone la sociedad y postularse para ser la elegida. Pero "leer comentarios en las redes sociales, insultándome a mí por el cuerpo, es muy doloroso. La palabra 'gorda' duele", sostuvo al anunciar que dejaba la campaña del concurso.

Hace poco más de una semana las fans de Ailén Bechara -participante de "Bailando por un sueño" que también está en el certamen- empezaron a atacar a Tarres por sus kilos de más. La humorista siguió adelante e hizo frente a las críticas, pero ayer se cansó.

"El problema viene de una sociedad que no te acepta como sos. Y te empezás a odiar a vos misma", señaló en declaraciones periodísticas.

A mediados del año pasado, Tarrés posteó en su Facebook una foto y un texto que abrió un debate interesante: "Vengo de una familia con un papá obeso. Él tenía obesidad mórbida, pesaba casi 300 kilos, fue muy difícil para mí vivir con mi papá así, sufrimos muchísimo. Él murió a los 49 años y dejó hijas muy chicas. Era una persona que, por lo que cualquiera engorda 10 kilos, él aumentaba 30. La obesidad es una una enfermedad, no es solamente un hecho de, como te dicen muchos, 'dejar de comer y mover el cu...', va mucho más allá de eso", contó.

Explicó que de chica ella también era "gordita" y su papá era "el obeso del pueblo. En el colegio sufrí muchísimo bullying, una discriminación muy fuerte, lloré mucho por este tema y, cuando mi papá murió, empecé a tratar de fomentar el respeto al obeso".

Relató que en su espectáculo hace humor con las "chicas gorditas" porque tuvo que canalizar "tanto sufrimiento por algún lado, tomarme las cosas con un poco de humor para seguir soportando".

En esa oportunidad insistió en que no buscaba fomentar la obesidad sino el respeto: "Mi idea no es fomentar en absoluto la obesidad, eso es lo peor que te puede pasar en la vida, que quede claro, lo que quiero fomentar es el respeto a las personas obesas y que la gente entienda que la obesidad es una enfermedad".

Después hizo la campaña #mifotoenmalla para promover la inclusión y luchar contra los complejos.


Fuente: La Nación

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora