Una mujer de 59 años, que se encontraba alcoholizada, fue salvada por efectivos policiales de quitarse la vida ya que intentaba arrojarse desde el puente del río Tartagal sobre la ruta nacional 34, estructura que registra una altura de casi 40 metros y desde la cual cualquier caída resulta fatal.
Pero murió tres horas más tarde cuando ya se encontraba internada en el hospital Juan Domingo Perón de Tartagal.
En el nosocomio a la mujer le colocaron varios tranquilizantes porque se encontraba muy excitada, pero no pasaron ni tres horas y falleció de un paro cardiorrespiratorio.
Sus hijas, entre ella Daniela Cecilia Herrera, pidieron una investigación sobre el hecho y que se determine las responsabilidades en la muerte de la mujer.
La pérdida de un hijo
Los familiares de la infortunada mujer, identificada como Agustina Chavarría, son todos de escasos recursos. Daniela, una de sus hijas, recordó: "El año pasado murió uno de mis hermanos y mi madre nunca superó esa pérdida. Ella estaba deprimida, bebía y nos decía que no quería vivir más; a veces amenazaba con arrojarse debajo de un camión o de un ómnibus pero no pasaba de amenazas. Pero el jueves estuvo bebiendo y se fue hacia el puente del río Tartagal donde amenazó con quitarse la vida".
Los hechos
La hija de la infortunada mujer relató: "El jueves pasado cerca de las 5 de la tarde varios policías la salvaron de que se arrojara al vacío".
"Dijeron que estaba muy mal psicológicamente y la trajeron al hospital donde la medicaron", recordó la joven.
Todos los familiares de Agustina Chavarría dijeron que la mujer cuando ingresó a la guardia fue llevada hacia un sector de la sala. "Allí la encontramos, estaba sobre una camilla, esposada y boca abajo, algo que nos llamó poderosamente la atención", dijeron.
"Yo vivo en Aguaray pero mi madre estaba con mi hermana menor. Mi hermana, al verla de esa manera tan lastimosa les pedía a los policías que se hallaban allí que la cambiaran de posición porque mi madre tenía dificultades ya para respirar. Pero los policías no querían aceptar el pedido; tampoco aceptaron quitarle las esposas porque decían que era peligroso que intentara volver al puente", continuó.
"Luego utilizaron como muletilla que mi madre hacía mucho berrinche", aseguró la hija de la infortunada mujer.
De esa manera, fueron pasando los minutos y le respondían que se trataba de preservar su propia seguridad.
"Hoy no sé qué quisieron decir con eso de su propia seguridad", reflexionó el familiar.
La joven recordó: "Mi madre estaba en ese estado de depresión desde la muerte de uno de sus hijos, un varón, que se produjo en el mes de enero; toda la vida fue una mujer de trabajo y nos crió vendiendo golosinas en la puerta de la escuela de Comercio de Tartagal".
"Después de la muerte de nuestro hermano cayó en ese estado porque no pudo superar la tristeza; siempre nos decía que ya no tenía fuerzas para vivir", señaló.
"Lo que queremos es que la doctora que estaba de guardia y le indicó los medicamentos que le pusieron, nos dé una explicación de lo que realmente le sucedió a mi madre; sabemos que murió de un paro cardíaco pero queremos saber qué lo provocó", expresó la joven entre lágrimas.
tartagal1.jpg
Gladys Paredes.
Gladys Paredes.

Fue correctamente medicada

Para la gerente del hospital público no hubo mala praxis. Consultada por nuestro medio la gerente del Juan Domingo Perón, principal hospital público de Tartagal, Gladys Paredes, en relación con la muerte de la infortunada mujer explicó ayer a El Tribuno que “al llegar al hospital, la paciente estaba en estado etílico”.
La profesional de la salud hizo memoria de los antecedentes del escandaloso caso y dijo: “Por lo que conozco, había estado tomando medicamento psiquiátrico pero los dejó”.
Para graficar cómo se hallaba la malograda paciente al momento de su ingreso relató: “Estaba en un estado de excitación extremo y fue medicada como corresponde para estos casos”, explicó Paredes, dando la pautas de que no hubo mala praxis en el trabajo médico de los profesionales que atendieron a la mujer que momentos antes había querido saltar al vacío. Luego dijo: “Sufrió un paro cardiorespiratorio”

.“Estuvo esposada y boca abajo”
Lo aseguró su propia hija. Indignación por el trágico final. “Es indignante hasta recordar las horas previas al deceso de mi madre.
Tuvimos que soportar verla esposada como una delincuente por supuesta seguridad.
Como para que escarmentara y que ni vuelva a intentar querer quitarse la vida. Queremos nosotros una explicación coherente. Cómo es posible que mi madre estuviera tanto tiempo en una camilla, esposada y boca abajo.
tartagal.jpg
Daniela, una de sus hijas.
Daniela, una de sus hijas.

Yo vivo en Aguaray pero mi madre estaba con mi hermana menor.

Ella, les pedía a los policías que la cambiaran de posición porque mi madre tenía dificultades respiratorias, pero los policías no querían tocarla; tampoco quisieron sacarles las esposas por temor no sé a qué.
Después dijeron que era peligroso para ella misma, que podía intentar volver al puente y también porque causaba muchos problemas”.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Pep Guardiola
Pep Guardiola · Hace 4 meses

Es lamentable en el estado que se encuentra el hospital, tanto edilicia como en insumos, y no es de ahora que se vienen escuchando casos de negligencia, por ahora todos tapados por el poder de turno, la falta de profesionales es evidente, y la desidia del gobierno provincial es realmente indignante.-

German  Ruarte
German Ruarte · Hace 4 meses

ES VERDAD, HAY TEMOR DE ENTRAR AL HOSPITAL, Y LO PEOR QUE SE HA CREADO UNA SPSICOSIS, QUE LA MAYORIA DE LAS PERSONAS HUMILDES PREFIEREN LOS REMEDIOS CASEROS, QUE IR A PARAR AL HOSPITAL, UNA VERGUENZA, UNA VERGUENZA, UNA VERGUENZA, Y ME HABLAN DE INVERSIONES?, QUE LA PROVINCIA TOMO CREDITO PARA UN ESTADIO DE FUTBOL, EN TARTAGAL, LA VERDAD, QUE ES QUE SI ESTO SIGUE ASI EN TARTAGAL, PUEDE GENERARSE, OTRO 1997, O LO QUE ES PEOR OTRO 2000 , " EL QUE QUIERA OIR QUE OIGA, O MEJOR DICHO EL QUE QUIERA TOMAR NOTA QUE TOME NOTA ".

ROSA aybar
ROSA aybar · Hace 4 meses

seguro que en el hospital le provocaron un paro cardiorespiratorio. le deben haber puesto mas medicamento del que tenia que ser . Y tratar así a una persona que esta deprimida y con deseo de suicidarse no es forma , hay que ser demasiados brutos para esposarla

Alicia  Yañez
Alicia Yañez · Hace 4 meses

El maldito hospital de Tartagal.El que va a parar allí seguro vuelve en un cajón.La de personas que dejaron morir por negligencia.


Se está leyendo ahora