La Secretaría de Ambiente de la Provincia pidió al Ministerio Público Fiscal que investigue la posible comisión de un delito penal en el kilómetro 1.614 de la ruta nacional 9, donde fajas de clausura dispuestas en uno de los accesos abiertos en las laderas del camino de cornisa fueron retiradas.
La presentación fue confirmada por el jefe del programa de Control y Fiscalización del organismo ambiental de la Provincia, Lucas Sacchetti, quien expuso a El Tribuno los antecedentes de la denuncia. Antes, aclaró que corresponde a la Municipalidad de La Caldera aprobar los proyectos urbanísticos en su jurisdicción. "Aunque la competencia para impedir el desarrollo de estas actividades es originaria del municipio, desde esta dependencia, en carácter de colaboración, y previa verificación de la ilegalidad del acceso relevado, el pasado 27 de octubre se procedió a clausurarlo en forma provisoria para todo tránsito vehicular y peatonal", reseñó Sacchetti.
El funcionario informó que "el 4 de noviembre la medida debió ser reiterada, ya que las fajas fueron indebidamente removidas y se observó tránsito automotor reciente por ese ingreso. Ante el hecho, la Secretaría de Ambiente dio intervención al Ministerio Público, a fin de garantizar el cumplimiento de la medida impuesta y para que se investigue la posible comisión de un delito penal".
Por otra parte, Sacchetti recordó que "la habilitación para el desarrollo de caminos o accesos de cualquier naturaleza sobre rutas de origen nacional corresponde, en forma exclusiva, a la Dirección de Vialidad Nacional". Organismo al que, según dijo, "ya se le solicitó la debida intervención en el caso".
Medida cautelar
En febrero de 2013 la jueza Mónica Fáber había ordenado parar las obras irregulares entre los kilómetros 1.612 y 1.615.
La magistrada dictó la medida cautelar, ante una acción que promovió el fiscal Penal 3, Facundo Ruiz de los Llanos, ante reclamos de vecinos de La Caldera.
En la causa, el Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) expuso en un informe técnico los riesgos que la urbanización irregular de la zona apareja para el tránsito vehicular.
Ese sector de la ruta 9 es de alto valor de conservación. Así lo definió el Programa de Planificación y Relevamiento de la Secretaría de Ambiente de Salta.
La dueña de los terrenos en conflicto era Angelina Coronado Cueto, quien vendió la propiedad, fraccionada en 17 lotes, sin tener regularizada la subdivisión catastral en la Dirección General de Inmuebles.

derrumbes.jpg
<div>La faja de clausura removida en uno de los accesos ilegales.</div><div><br></div>
La faja de clausura removida en uno de los accesos ilegales.


La geología cobra con caros precios las faltas
El norte y Salta tienen antecedentes que no deberían soslayarse. Conocidos y bastante estudiados están los riesgos geológicos en nuestra región, como para pasarlos por alto.
El norte argentino y Salta, en particular, tienen luctuosos antecedentes con sismos, aludes, aluviones y catastróficos procesos de remoción en masa.
La naturaleza de los ríos de montaña y las serranías no sed compadece con la falta de planificación urbana y cobra con caros precios los asentamientos inadecuados y las intervenciones humanas que se desinteresan de la historia geológica y de los estudios de impactos ambientales y sociales más básicos.
Una de las imágenes que acompañan este informe periodístico fue tomada en diciembre de 2014 por las cámaras de Google Streeet View. Puede apreciarse en ella que, en una de las curvas de la ruta nacional 9, a un par de kilómetros al norte del puente Wierna, desembocaba un cauce natural hacia el río La Caldera.
En otra foto, que se tomó días atrás para este informe, puede verse que uno de los accesos ilegales fue abierto sobre la línea misma del antiguo cauce, lo que representa una irresponsabilidad casi criminal.
LUIS MENDAÑA INTENDENTE
Al respecto, Mendaña afirmó que la mayoría de las viviendas que allí se edificaron fueron relevadas y que se iniciaron procesos de regularización catastral desde el propio municipio.
Admitió, no obstante, que existen loteos ilegales, entre los que se cuenta la urbanización de Valle Hermoso, en las cercanías del puente Wierna.
En ese caso, la comuna también deberá actuar sobre hechos ya consumados, porque las normas establecidas y los organismos creados para hacerlas cumplir no ejercieron los controles ni tomaron medidas preventivas.
En su defensa, el intendente de La Caldera argumentó que las estructuras con que cuenta ese municipio resultan insuficientes para fiscalizar los desarrollos urbanísticos que proliferaron en las serranías aledañas al camino de cornisa.
Mendaña invocó la misma falta de recursos ante la consulta de por qué esa administración municipal no extremó medidas para evitar que se multipliquen los accesos irregulares en la ruta 9. Más aún cuando son los propios pobladores de La Caldera, que la tienen como vía obligada, los que más expuestos están hoy a derrumbes y deslizamientos aluvionales.
Para completar la paradoja, los nuevos vecinos, ya instalados en esa peligrosa anarquía, ahora le reclaman a la comuna los servicios básicos.
Mientras tanto, la inseguridad vial crece por irresponsables intervenciones antrópicas en esos 11 kilómetros de la ruta 9, donde se esperan medidas y obras de contención urgentes para no llorar, el día menos pensado, sobre la leche derramada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Richard A.
Richard A. · Hace 12 meses

Estos " vivos " donde tiran la basura si el camión recolector no pasa x ahi? La tiran en el rio. Habría que ver quienes son los que contruyeon ahi y quienes son sus amigos, no es económico contruir en ladera, contratar maquinarias para emparejar terreno.


Se está leyendo ahora