El sector bancario y financiero en la Argentina aceleró en los últimos años la inversión en tecnología con foco en la prevención del fraude y la protección de la identidad de los clientes, ante la expansión de las transacciones en línea y más aún de las opciones móviles para operar las cuentas bancarias.
"La regulación y el sector bancario argentino están haciendo un esfuerzo para mantenerse actualizados en materia de seguridad con dos focos relevantes: prevención de fraude y protección de identidad", afirmó en diálogo con Télam el fundador y responsable de la firma Vu Security, Sebastián Stranieri.
Tarjetas de coordenadas, token, chips virtuales, son una variedad de alternativas que utilizan por ahora los bancos para reconocer a sus clientes cuando quieren hacer una transacción vía web o móvil, mientras esperan que se masifique el uso de billeteras electrónicas, pagos entre personas con monedas virtuales y hasta vaticinan para antes de fin de año la instalación de bancos sin sucursales fijas en Argentina.
Hoy por hoy cuando un usuario se "logea" con el banco móvil o el home banking, el sistema hace una primera identificación que pasa por el nombre de usuario y la contraseña. Un segundo nivel es la identificación del dispositivo (smartphone o computadora) de modo que si se trata de un equipo no registrado anteriormente, el sistema deja correr otras acciones para asegurarse que el usuario es quien dice ser.
Actualmente el sector financiero y bancario está trabajando en la incorporación de sistemas que geolocalización, para sumar, como una capa de seguridad. Es decir que el sistema registra la zona desde la cual el cliente utiliza la banca en línea habitualmente.
También estudian la opción de integrar el registro de datos biométricos (como por ejemplo la retina) para identificar al cliente, y los sistemas que analizan el comportamiento habitual del titular de la cuenta como forma de identificación. Por ejemplo, el sistema sabe que el cliente utiliza el smartphone sólo para chequear el saldo de la cuenta, que lo hace siempre a la mañana o que lo hace cada dos días y que para hacer operaciones como pagos o transferencias utiliza la computadora y lo hace después del mediodía.
Como actualmente ocurre con los consumos con las tarjetas de crédito, si el cliente realiza una operación fuera de su rutina, el sistema desprende un alerta para que se confirme la operación con una llamada. Así la seguridad "cada vez va tomando mas relevancia", señaló el titular de la Genexus Argentina, Rodrigo Alvarez, y agregó que "el concepto de seguridad hoy es protagónico dentro de la conversación de cualquier desarrollador" de aplicaciones o de sistemas transaccionales.
Alvarez pone en foco en la protección de los datos almacenados en la nube, ese espacio virtual que en rigor equivale a un servidor del proveedor instalado en algún punto del planeta.
"Si cargo en la aplicación datos de mi tarjeta de crédito, esos datos viajan por la nube y tienen que estar encriptados para que si alguien interfiere esa señal no pueda descifrarlos", explicó Alvarez para agregar: "Ese nivel de seguridad es responsabilidad de quienes desarrollan la aplicación".
En general los expertos en tecnología reconocer que existe un "factor humano" que incide en los casos de fraude o robo de identidad y por ello insisten en que además de la inversión en tecnología es importante la capacitación de los empleados y también de los usuarios.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia