Aunque el tiempo sigue lluvioso en algunas partes de la provincia, la precordillera salteña la está pasando muy mal por la falta de precipitaciones.
La valuada papa andina no se podrá cosechar en los volúmenes y calidad previstos y lo mismo sufrieron las plantaciones de maíz y habas que quedaron diezmados por la sequía.
En plena temporada estival los cerros estuvieron secos a tal punto que no hay pastura, vital para el ganado menor que tienen muchas familias.
En la Quebrada del Toro, que abarca desde río Blanco, en la salida de Campo Quijano, hasta Puerta de Tastil, las escasas lluvias del verano pusieron en aprietos a las 20 comunidades que viven de esa economía de sustento andino.
Por eso elevaron un pedido para que el Concejo Deliberante de Quijano declare la emergencia hídrica y agropecuaria y, a partir de allí, que se genere un pedido prioritario al Gobierno provincial de asistencia a los pequeños productores quebradeños.

Papa, la más afectada


En las primeras cosechas de papa andina, que se iniciaron hace una semana, fue notorio el reducido tamaño y el menor volumen de la producción con respecto al año pasado, lo cual puso en alerta a las familias que dependen de ella para autoconsumo y comercialización.
Manolo Copa, presidente de la Cooperativa Teki Masi, en Alfarcito, anticipó que son alrededor de 250 las familias que esperan la intervención de Asuntos Agrarios, del Ministerio de la Producción o alguna autoridad gubernamental para evitar una crisis mayor en los meses de junio y julio. "Necesitamos alfalfa, avena y maíz para los animales, y semillas para las pasturas de invierno. Es sabido que las familias de los cerros recurren a sus corrales cuando necesitan dinero y, de lo que se cultiva, solo se vende un 30% porque el resto lo consume la misma comunidad".
Otro problema: la faena
De estas 20 comunidades varias están en crisis porque no pueden mantenerse con su producción. Para colmo, se suma otro problema relacionado a su subsistencia: sus corderos tienen un cordón sanitario que no les permite sacarlos de esta región para ubicarlos en otros puntos de la provincia.
En este sentido, Copa explicó que la Cooperativa busca adquirir una sala de faena móvil a través del Senasa para terminar con los obstáculos a la venta de carne que constantemente sufren los productores locales.
Por seguridad alimentaria sus cortes de cordero son retenidos en los puestos de Gendarmería en el paraje Ingeniero Maury.
Copa, como el resto de los pequeños productores, tienen en claro que el transporte no es el adecuado, por eso buscan ayuda en la cadena de procesamiento, desde la faena de los animales al tratamiento posterior y traslado a los centros comerciales de la capital, cumpliendo las normas exigidas.

"Es necesario que se dicte la emergencia agropecuaria"

Concejales piden ayuda al municipio y a la Provincia para los pobladores. La exposición de la problemática de los productores a través de la Cooperativa Teki Masi fue recibida con preocupación por los 7 concejales de Campo Quijano, quienes a su vez le pidieron a los legisladores del departamento Rosario de Lerma que se involucren en las gestiones de ayuda.
El concejal Carlos Cruz le explicó a El Tribuno que, efectivamente, el régimen de lluvias fue inusual, lo que trajo como consecuencia la baja en la producción de los tradicionales cultivos y serias dificultades para mantener alimentado al ganado menor. "Durante la última sesión tratamos el tema de la falta de agua para riego y consumo, que se agrava en el invierno. Por eso pedimos al Ejecutivo municipal que declare la emergencia sin demoras. No solo estamos hablando de pequeños productores, sino de familias que tienen en su entorno la propia subsistencia", explicó Cruz.
"Los pobladores de los cerros salteños son generadores de su propio trabajo. Ahora necesitan que todos atendamos sus necesidades", señaló el edil y en los últimos dos días los legisladores trabajaron en esta cuestión.
"Para apurar las soluciones, con anterioridad ingresamos un expediente a la Secretaría de Agricultura provincial para que provea forraje para los animales. Nos reunimos con su titular, Flavio Aguilera, quien aseguró que más allá de las dificultades a nivel nacional, atenderá a la quebrada".
En cuanto al tema de la faena y comercialización de carne, el concejal pidió una suerte de trato especial para la zona. "A la gente de la quebrada se le deben exigir controles de faena y bromatológicos como a todos, pero en el aspecto administrativo hay que facilitarle los trámites. Entre los cerros no hay conectividad a internet y la telefonía no es la mejor, por lo que pedirle formularios, claves y tantos requisitos burocráticos informatizados es poner palos en la rueda. Son pequeños pobladores que crían todo el año para vender a fin de año. No son grandes faenadores que viven de eso y esperamos que las autoridades de organismos nacionales los comprendan y ayuden", consideró.
Para Cruz, "nuestra gente hace patria sin pedir nada al Estado, es la que más trabaja y muchas veces es la menos escuchada", concluyó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora