A días del balotaje que definirá el próximo presidente del país, el economista Marco Lavagna se plantea las mismas dudas que la mayoría de los argentinos:¿Habrá un ajuste después del 10 de diciembre?¿La política económica del kirchnerismo continuará?¿Habrá un equilibrio entre ambos modelos? Para el hijo del exministro de Economía de la Nación y diputado nacional electo estas dudas se tendrían que haber dilucidado en el debate entre Mauricio Macri y Daniel Scioli del domingo pasado, pero eso no ocurrió.
Marco Lavagna forma parte del equipo que el excandidato a presidente Sergio Massa designó para asesorar al intendente electo de la capital salteña, Gustavo Sáenz. El lunes pasado, el especialista se reunió, junto a su colega Aldo Pignanelli, con funcionarios de Hacienda de la Municipalidad de Salta. Sobre ese tema y el panorama nacional, Lavagna habló con El Tribuno.

¿Qué medidas debería adoptar el próximo presidente para impulsar las economías regionales?
Hay algunas cuestiones para resolver pronto y otras que van a llevar más tiempo solucionarlas. En el corto plazo, se deben generar políticas o herramientas que permitan volver tener rentabilidad al sector productivo, esto sería desde la eliminación de las retenciones, hasta buscar mecanismos de compensación de costos adicionales por logística. También se deberían adoptar políticas específicas para alivianar la cadena de valor.
Después, hay cuestiones que son más largas, de índole institucional, hace falta una Secretaría de Desarrollo Regional, para generar permanentemente instrumentos para poner en movimiento las economías regionales. Las provincias deben adoptar en ese sentido, porque tampoco es cuestión que todo dependa de lo nacional. Hay que cambiar la lógica de captación de recursos que tenemos hoy, donde el 76% de los recursos quedan en la Nación y el resto va a las provincias y muy poquito a los municipios.

¿Quién representa mejor esas ideas, Macri o Scioli?
No lo sé. Ninguno de los dos se ha expresado con mucho detalle en esos puntos. El debate del domingo era una buena oportunidad para que pudieran discutir políticas económicas y no lo hicieron. En todo caso, si tengo en claro cuál va ser nuestro rol desde el sector en el que la sociedad nos puso, que es ser garantes de cierta gobernabilidad y obviamente seguiremos peleando y pidiendo por lo que nosotros consideramos que es lo mejor para el país. Tanto con uno como con el otro vamos a poder llevar adelante políticas que para nosotros son esenciales.

¿Es valido que Scioli acuse a Macri de proponer un ajuste?
El problema son algunos comentarios que ha vertido parte del equipo económico de Macri. Después que cambien sus propuestas o no, no lo sé, pero algunas de las cosas que se han dicho tienden a pensar que van para un modelo de ajuste. Desde nuestra parte, vamos a tratar de evitar que haya una continuidad de las políticas económicas del kirchnerismo, que creemos que son totalmente equivocadas y nos están llevando por un mal camino, pero también evitar irnos al otro extremo de implementar mecanismos de ajuste, que quienes lo terminan pagando siempre son los que menos tienen. Hay que buscar un equilibrio en el centro.

¿Cuál es la consecuencia de liberar el cepo al dólar?
Al cepo vos lo podés levantar tranquilamente de un día para el otro, pero necesitas 20 mil millones de dólares que te entren de un día para el otro, que no entran, o tenés que cambiar el precio del dólar. En este punto, creo que va a terminar primando, tanto en Scioli como en Macri, algo más racional, que es levantar el cepo de manera escalonada.

¿Qué opinión te merece el equipo económico de Scioli y el de Macri?
En el caso de Scioli, depende el integrante del equipo económico, si tomás a Silvina Batakis (quien sería ministra de Economía en un eventual triunfo de Scioli) uno de sus principales referentes es Axel Kicillof, por otro lado tenés, por ejemplo, a Gustavo Marangoni (presidente del Banco Provincia) con quien me puedo poner de acuerdo muy rápido. En el caso de Macri, creo que muchas de las personas que lo rodean tienen una tentación a los modelos de ajuste, que nosotros no coincidimos. Nuestro trabajo va a ser que la economía no sea tanto de un extremo como del otro, lograr algo razonable.

Pasemos a la Municipalidad de Salta, ¿hay preocupación por la falta de reservas en la comuna?
En lo económico-financiero vemos una situación con pocos márgenes de maniobra, si bien no es una situación de un rojo grande, está todo muy justo. No hay margen para algún error o para algo que esté previsto no se termine dando, como el giro de fondos desde la Nación o Provincia.

¿Alcanzan los recursos con los que cuenta la Municipalidad para tener una gestión tranquila?
Yo creo que todo es mejorable, siempre se pueden hacer más cosas que permitan ir creciendo tanto en calidad impositiva como en términos de gastos. Creo que hay mucho para trabajar en ese sentido. No veo que Gustavo Sáenz vaya a asumir y tenga una situación muy compleja. El tema del aguinaldo de diciembre no debería traer problemas; lo que haremos con Aldo (Pignanelli) es estudiar la información que nos llevamos de Salta y vamos ir sugiriendo a Gustavo que tome algunas previsiones para asegurar que todo este en tiempo y forma.

¿Qué perfil económico buscan para la gestión de Gustavo Sáenz?
Primero uno tiene que tener claro que tenemos que empezar desde una política macro, si uno no logra volver a tener cierta estabilidad desde lo macro, es difícil bajar al municipio y lograr el impacto que uno quiere. El contexto macroeconómico es absolutamente necesario. Si eso se cumple, se pueden desarrollar las distintas obras públicas pendientes que hay en el municipio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora