En Olacapato, el sol quema, la tierra lástima y el frío congela. A más de 4.100 metros de altura, en el pueblo más alto de la Argentina, los vientos reinan con furia, las tormentas de arena duran hasta cuatro días y no hay una sola noche del año sin temperaturas bajo cero.
Hasta allí llegó la Caravana Solidaria, con el pediatra Antonio Salgado, la psicopedagoga María Victoria Val, la fonoaudióloga María Inés Silvestre, la kinesióloga Alejandra Chinchila y dos enfermeras profesionales, Míriam Alejo y Lucía Mamaní, que también llevaron desinteresada asistencia profesional, medicamentos y vacunas hasta el Salar de Pocitos.
En ambas poblaciones de la Puna salteña, 80 niños y otra importante cantidad de adultos fueron atendidos el martes 4, en una jornada, intensa en trabajos y emociones, compartida con los docentes, médicos, enfermeros y agentes sanitarios que cubren la extensa área operativa 29, de San Antonio de los Cobres, con encomiable entrega.
Las distancias y los difíciles caminos del departamento Los Andes impusieron contratiempos y desafíos que Luis Gorjón, compañero de tantas travesías por la Puna salteña, y dos entusiastas referentes de Autolux - Toyota, Mariano Bambossi y Josué Villareal, supieron resolver con maestría.
caravana solidaria hospital 14.jpg
Un niño muestra los juguetes que recibió en Olacapato, el pueblo más alto del país.Foto: Federico Medaa
Un niño muestra los juguetes que recibió en Olacapato, el pueblo más alto del país.Foto: Federico Medaa
Las vivencias, historias y testimonios recogidos en el viaje ocuparán notas e informes más amplios sobre los sacrificios, necesidades, ausencias y desarraigos de niños, jóvenes, hombres y mujeres que, en las más inclementes condiciones de vida, tienen sueños sin techos.
El primer paso siempre es el más difícil, pero también el más importante, porque siempre hay cosas que mejorar. El balance de la primera Caravana Solidaria tiene prometido un regreso al departamento Los Andes para extender la experiencia a Santa Rosa de los Pastos Grandes y Tolar Grande. También quedaron perfilados compromisos para institucionalizar la iniciativa y ampliarla, con equipos interdisciplinarios, a diferentes rincones de la provincia.
"El trabajo de los docentes, médicos, enfermeros y agentes sanitarios en la Puna salteña es loable", afirmó el pediatra Antonio Salgado, tras destacar el buen desempeño del sistema primario de atención y el nivel de vacunaciones de niños en las poblaciones andinas que recorrió. En la misma línea se manifestó la presidenta de la Fundación Espacios, María Victoria Val, quien sobre las experiencias reunidas en la primera Caravana Solidaria aportó propuestas tempranas para las que seguramente vendrán.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora