La lluvia, el granizo y el viento fuerte duró unos 50 minutos. Fue una tormenta como tantas que hubo en la capital salteña, con los habituales anegamientos, caída de postes, voladuras de techo y casas inundadas, pero esta vez el fenómeno climático será recordado por una tragedia que se llevó la vida de un joven.
En horas del mediodía, Nicolás Matías Mansilla, de 24 años, conducía el taxi de su padre por la zona sur de la ciudad, cuando, según describieron testigos, se detuvo en la esquina de las avenidas Roberto Romero y Ex Combatientes de Malvinas para rescatar a un perro callejero que había caído al canal que atraviesa el barrio El Tribuno y que en ese momento llevaba grandes cantidades de agua. Por causas que no fueron establecidas, el muchacho cayó también a la correntada, que lo terminó arrastrando junto al can hacia la muerte.
Ese sector del desagüe es a cielo abierto, pero a los pocos metros se entuba e ingresa al barrio Bancario, por lo que el joven no habría tenido posibilidad de escapar del canal.
Su cuerpo fue hallado, flotando boca abajo, varios kilómetros más adelante, en inmediaciones del barrio Pablo Saravia, al costado de la ruta 26.
El Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) intervino en el caso para esclarecer las causas de la fatalidad.
Conmoción
La muerte de Mansilla causó consternación entre los grupos proteccionistas de animales de la ciudad. "Estamos de luto", dijo a este diario Elba Moreira, de la fundación San Roque.
"Su acción demostró una actitud de vida, la de respeto hacía otros seres. Así como quiso salvar a un perro lo mismo hubiese realizado con una persona en peligro. Su familia debe estar orgullosa", agregó la mujer.
Desde la Asociación Protectora de Animales (Apan) también se manifestaron conmovidos por el caso. "Actuó con un inimaginable valor y entregó su vida por intentar salvar a una mascota", destacaron en un comunicado.

Historia repetida

Como es común ante cada lluvia de intensidad, las calles del micro y macrocentro colapsaron. Por el fuerte viento, hubo caídas de postes y de ramas de árboles en distintos sectores de la ciudad. Varias viviendas se inundaron y se registraron voladuras de techos.
Se denunciaron más de 35 incidentes, según detallaron desde la Subsecretaría de Prevención y Emergencias de la Municipalidad capitalina.
En una casa del barrio Cita, ubicado en el sureste de la ciudad, se derrumbó una pared de material sobre un hombre de 65 años, quien tuvo que ser derivado al hospital San Bernardo por politraumatismo de menor gravedad.
Varias viviendas del barrio Ceferino, sobre todo en el sector colindante al río Arenales, se inundaron. Vecinos del lugar interrumpieron (por momentos arrojando piedras a los vehículos) la circulación por el puente de la calle Córdoba para evitar que el agua estancada en esa arteria rebalse, por el oleaje que produce el paso de los choches hacia las casas que están por debajo del paso.
Unas 20 propiedades se anegaron también, además de Ceferino, en los barrios Democracia, San Ignacio, San Antonio, Primera Junta, La Colinas y Finca Valdivia. No hubo evacuados.

Lluvia intensa

Desde el Servicio Meteorológico del Aeropuerto de Salta dieron a conocer que en tres horas de precipitación cayeron entre 40 y 50 milímetros de lluvia. Durante todo noviembre de 2015 se registró la misma cantidad de agua. La tormenta afectó principalmente a la capital salteña.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Alicia  Yañez
Alicia Yañez · Hace 20 días

Qué dirá la "bestia"que hacía correr a su perro atado a la camioneta.Las dos caras de la sociedad.

Fortinero Sur
Fortinero Sur · Hace 21 días

Gustavo Sáenz, URTUBEY, podrían tapar el canal del barrio intersindical / tribuno, como lo hicieron con el mismo cuando pasa por el barrio bancario/San Francisco. Más seguridad para los vecinos además que se originaria un lindo paseo.

martiniano Chilavert
martiniano Chilavert · Hace 21 días

Muchacho valiente y de gran sensibilidad que debería ser homenajeado por su acto de arrojo. Por otro lado, el ingreso al entubamiento debería tener una reja como para que no pueda ser arrastrada una persona.


Se está leyendo ahora