El 3 de noviembre de 1965 por la tarde, tres familias salteñas recibieron la peor de las noticias: el avión militar que llevaba a sus hijos se había extraviado en Centro América.
El primer aeropuerto argentino que captó tan infausto suceso fue el de Tucumán. El cable decía: "Un avión DC4 de la Fuerza Aérea Argentina con 69 personas a bordo se perdió en la ruta Panamá - El Salvador. Se teme que haya caído al mar", concluía.
El cuatrimotor se había perdido por la mañana, luego de despegar de la base de Albrook, en la zona del Canal de Panamá a las 8.45 hora argentina. Una hora después, la radio de la nave transmitió que estaba en emergencia, que sobrevolaba el mar e intentaría aterrizar en Puerto Limón (Costa Rica). En este punto se cortó la comunicación, que nunca más se pudo reanudar. De inmediato, (9.45 hora argentina) el avión fue declarado en emergencia y, según la agencia UPI, la Fuerza Aérea de EEUU informó que ya "se había iniciado la búsqueda de uno de los dos aviones de la Aeronáutica Militar Argentina que habían partido de Panamá".
La búsqueda estaba a cargo de siete aviones del Centro de Búsqueda y Salvamento Panamá de la Fuerza Aérea norteamericana quien aclaró que "las maniobras se hacen con mucha dificultad, por las tormentas que azotan la zona".
A su vez, nuestro ministro de Defensa Nacional, Leopoldo Suárez, declaró: "Las noticias del avión extraviado en Panamá son malas. La nave volaba con un motor incendiado cerca de Puerto Limón y se teme que haya caído al mar", concluyó.
Informes contradictorios
El 5 de noviembre los diarios argentinos publicaron una noticia originada en San José de Costa Rica que decía: "Restos del avión han sido localizados cerca de Turrialba, entre las aldeas de Tres Equis y Pacuaré (Costa Rica). Pero al poco tiempo, la Fuerza Aérea norteamericana del Canal de Panamá desmintió la versión y dijo que, pese al mal tiempo, la búsqueda continuaría.
Por su parte, en Buenos Aires se supo que socios del Club Argentino de Radioaficionados habían captado mensajes de colegas caribeños que decían que el avión había caído en Filón de Azúcar (Costa Rica). Ante este cúmulo de informes contradictorios, el Gobierno nacional dio un comunicado en el que desmintió las versiones y aseguró que hasta el momento no había ningún hallazgo y que la búsqueda continuaba a cargo de la Fuerza Aérea norteamericana. Asimismo, reiteró su solidaridad con los familiares de las víctimas.

El rescate de 25 salvavidas y pertenencias de los tripulantes
Finalmente, el 7 de noviembre se divisaron los primeros restos del TC- 48. La Fuerza Aérea norteamericana dijo ese día -según UPI- que "una veintena de salvavidas de color amarillo fueron avistados en el mar Caribe. En la zona no hay signo de vida ni restos del avión extraviado".
Por su parte, en Buenos Aires la Secretaría de Aeronáutica dio a conocer ese día un comunicado en el que se confirmó el hallazgo: "El brigadier Armando Basail, responsable de la búsqueda, anunció el rescate de 25 salvavidas del avión T48". Agregó que dichos elementos "fueron trasladados a la base Albrook, en Panamá, juntamente con un tanque de oxígeno encontrado en la playa". El comunicado concluye así: "Los restos fueron avistados por el avión militar argentino T43 y reconocidos por el Albatros BS03".

Duelo nacional

El 10 de noviembre el Gobierno argentino dio a conocer dos medidas referidas al caso. Declaró duelo nacional el 12 de noviembre para honrar las víctimas de tragedias aéreas recientes: la del Caribe (T48) y la de Porto Alegre, esta última ocurrida del 7 de noviembre.
Por su parte, la Secretaría de Aeronáutica, sorpresivamente, resolvió dar por desaparecida a la tripulación del TC - 48, "sin perjuicio de -dice el documento- continuar la tarea de búsqueda...".
Asimismo, el organismo informó haber designar una comisión investigadora integrada por los oficiales Armando Basail, Pablo Ruchelli, Edgardo Grillo, Alfredo Barastegui, José Luis Bertoldi y Héctor Ventura.

Bienes rescatados

El 12 de diciembre de 1965, una hermana del cadete Vuistaz recibió de la Aeronáutica elementos de su hermano rescatados del mar: un par de gemelos, documento de identidad y dinero, reservándose la Fuerza, una chaqueta.

Datos biográficos de los salteños perdidos
A tres días de la tragedia El Tribuno publicó una reseña biográfica de los tres salteños desaparecidos: "Uno de ellos es el comandante Mario Nello Zurro, de Metán, 38 años, casado y domiciliado en Córdoba. Hizo la primaria en la escuela Manuel Belgrano de Metán. El secundarios lo hizo en Salta hasta que ingresó a la Escuela de Aviación Militar. Ultimamente cursaba Abogacía en la Facultad de Derecho, de la Universidad de Córdoba.
Benjamín Labroussans también formaba parte del grupo de cadetes que recibiría al final del vuelo su diploma de alférez. Era hermano de otro salteño que revistaba como vicecomodoro.
Finalmente el tercero es Oscar Vuistaz, 20 años e integrante del cuerpo de cadetes que hacía su vuelo final. Nació en Salta, hizo su primaria en la escuela Urquiza y el secundario en la Escuela Nacional de Comercio. Luego ingresó a la Escuela de Aviación Militar.

Córdoba conmovida
Dos hermanas del cadete Oscar Vuistaz que estudiaban en Córdoba, se enteraron de la tragedia, cuando en la tarde del 3 de noviembre escuchaban radio. "La noticia -recuerda una de ellas- conmovió Córdoba pues la mayoría de los cadetes eran de allí. Al otro día regresamos angustiadas a Salta para reunirnos con nuestra familia".

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Luis D?az
Luis D?az · Hace 12 meses

La mentira de los chalecos resulta obscena: los que había en el avión al momento de salir de Argentina eran verdes. Los supuestamente hallados son naranjas. Además de lagunas prendas que no estuvieron en contacto con la sal del Mar... Lo tremendo resulta leer acerca de personas que en ese momento vieron a integrantes de una tribu Los Bribri, con pertenencias y objetos de la tripulación. Según las actuaciones policiales , no dieron declaración de donde sacaron esas cosas. Incluso hubo aplicación de tormentos con tal que hablen. Una paradoja en la tierra del pacto de San José...

Luis D?az
Luis D?az · Hace 12 meses

Este hecho pone en evidencia la negativa oficial de los EEUU con respecto a un suceso ovni. Con la apertura y desclasificación de los archivos de la FFAA y de la Gendarmería Nacional, salieron a la luz muchos casos documentados por testigos fehacientes, que dan cuenta de eventos donde las fuerzas de seguridad tuvieron contacto con tecnologías desconocidas, ya sea en el aire como en tierra. Incluso hubo un hecho durante Malvinas, donde fue derribado un helicóptero y su tripulación en Santa Cruz. Lo que más cuesta creer en este caso del T48 es ¿por qué los chalecos salvavidas estaban nuevos?


Se está leyendo ahora