Los funcionarios del Gobierno nacional se jactan de ser frontales; de plantear todas las cuestiones -por más dolorosas que sean- sin rodeos. Se sienten más atraídos por las tragedias de Sófocles, que por las comedias de Aristófanes. Los argentinos nos encontramos en un estado de shock del que resulta difícil reponernos: durante doce años fuimos arrullados por dulces relatos y de pronto nos estamos ahogando en un amargo pozo de realidad. Muchachos del Pro ¿Qué les costaba mentirnos un poco durante estos nueve meses (que han sido un parto) en los que nos tuvieron en zozobra con el tema de las tarifas? Con un poquito de imaginación nos podrían haber embarcado en una épica lucha contra los poderes destituyentes, la sinarquía internacional y los monopolios mediáticos. Queremos relato, basta de realidades: ­Extrañamos la cadena nacional y sus mensaje de buena onda!; ­Esas inauguraciones y reinauguraciones de obras públicas sin terminar o de caminos que no llevan a ninguna parte! Esa dinámica de convertir cada decisión gubernamental en una proeza titánica cual jalón en la vía hacia una década gloriosamente ganada.
A todo esto, lo notable es que la gran mayoría de los argentinos está con tremenda bronca, aún aquellos que no pagaron un sope por el congelamiento de las resoluciones de aumentos tarifarios.
Muchos medios insistieron en ver a la sentencia de la Corte Suprema como un fallo "salomónico". Bien, así lo entenderían quienes ven en el Rey Salomón -como dice la Biblia- al hombre más sabio de la Tierra: "Un corazón tan sabio y entendido, que no ha habido antes de ti otro como tú, ni después de ti se levantará otro como tú" (Reyes 3:12). Pero la Biblia también desliza que era un cretino, que vivía como un Sátrapa. De acuerdo con Reyes 11:3, "tuvo -contrariando la Ley- setecientas mujeres reinas y trescientas concubinas, y esas mujeres le desviaron el corazón" (¿eran las famosas minas del Rey Salomón?). No perdonó ni a la famosa reina de Saba. Así como Salomón en su famoso fallo propuso descuartizar un niño, la Corte resolvió desmembrar a la ciudadanía entre "residenciales" que pueden tirarse gases a mansalva -aunque sea en la residencia Anchorena Unzué- y "los otros" que puede ser un club de barrio o una pyme donde don Giuseppe yuga con un hornito. Parece que resultará "salomónico" que en una casita de Aguaray sigan pagando 500 pesos de gas, mientras a un "depto" en el recoleto barrio de Puerto Madero le sobra con dos Belgranos ($20). Lo cierto es que se mantiene la paradoja kirchnerista de que los pobres subsidien a los ricos. El Gobierno ya fijó una de las audiencias para el martes 13 de septiembre ­Qué después no digan que tienen mala suerte, si ellos mismos tientan a la diosa fortuna! (a menos que sea una estrategia para que la gente no vaya).
La Corte reclamó al Congreso para que nombre al "Defensor del Pueblo"; me parece que con semejante estropicio únicamente nos salvará el "Chapulín Colorado" (contamos con su astucia).
El kirchnerismo ilustrado
Con el descalabro actual el Gobierno depende absolutamente de algún suceso protagonizado por el kirchnerismo ilustrado. Si en estos días no se produce algo la gente va a comenzar a darse cuenta que hay inflación, tarifazos, desempleo e inseguridad como en los mejores tiempos. Cuando nos referimos a la "Ilustración" K, no estamos pensando en algo así como el "Siglo de las luces" o "La Enciclopedia" de Diderot y D'' Alembert. Nos referimos a esas imágenes que esporádicamente eclosionan y que transmiten mucho más que los centenares y miles de expedientes que acumulan los procesos contra la corrupción y el despilfarro de la "década ganada". La opinión pública no puede acceder a los mamotretos judiciales que acumulan pruebas sobre los ilícitos de tantos funcionarios y amigos del poder. Se ilustra con fulgurantes imágenes. Pero La Rosadita, el Convento, las Bóvedas, etc. van perdiendo como fuegos artificiales- el destello que tanto impacto causaran. Urge encontrar algún videíto que nos siga mostrando pornografía sin sexo: la espectacular pornografía de la corrupción. Me parece que alcanza con otra producción cinematográfica de Guillermo Moreno, que puede llegar a convertirse en un competidor de Capusotto.
Mientras tanto, para irnos entreteniendo, en el gobierno sacrifican a la propia tropa. ­Nada menos que a un Centurión!, un legionario luchador por las causas democráticas (como lo demostró en su alzamiento contra el gobierno de Alfonsín). No hay videos (todavía), pero habrá audios que -seguramente- harán las delicias de los oyentes de los supuestos sobornos del excarapintada.
La semana
Tanto discutir quiénes visitaban la Quinta de Olivos se descubrió que la que más entraba a la residencia era ­la peluquera! (seguro que le lavaba la cabeza a Cristina Elisabet).
Hillary Clinton está recibiendo un notable apoyo de varios dirigentes republicanos. Esto es como si los hinchas de Boca se pasaran a River.
La cuestión tarifaria desplazó toda otra noticia producida en la semana, a pesar de la extraordinaria actuación de los argentinos en las Olimpíadas. ­Y también! nuestra representación parecía más un zoológico que una delegación olímpica. Llevamos leones, leonas, pumas, panteras, murciélagos; sin olvidarnos de Del Potro. Inclusive en golf llevamos a un Grillo (Emiliano). Grillo tuvo un grave problema porque en el avión le perdieron los palos (casi lo mismo que le pasó a Lopecito que perdió el avión en que se iba a llevar los palos o bien perdió los palos que se iba a llevar en el avión).

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora