Las calles aledañas a la plaza central de San Salvador de Jujuy fueron liberadas ayer, mediante un importante operativo policial que se desarrolló en un clima de cierta tensión, con empujones y gritos entre los acampantes y las fuerzas de seguridad, pero que no tuvo mayores consecuencias.
La medida fue llevada a cabo tras una orden judicial que contemplaba el levantamiento de todo el acampe organizado por militantes sindicales que responden a la líder de Tupac Amaru, quien hasta el cierre de esta edición se encontraba detenida por "instigación a cometer ilícitos y tumulto".
Finalmente los manifestantes accedieron a liberar las arterias al tráfico, pero confirmaron que continuarán con la protesta en la plaza y "de manera pacífica", según afirmaron sus voceros. Las carpas que se encontraban instaladas en los alrededores fueron retiradas y reubicadas sobre la plaza Belgrano, en lo que explicaron como "señal de buena voluntad".
Una lucha de poder
La manifestación se organizó en principio contra el gobierno radical, pero a raíz de la detención de Sala, la protesta se transformó en un pulso de poder entre un sector de los movimientos sociales y el nuevo gobernador, Gerardo Morales.
Los militantes sostienen que no abandonarán la protesta y ante la orden de retirar a los niños expresaron que los mismos no permanecen en el acampe.
Ayer la agrupación Quebracho, junto a otras organizaciones de izquierda, comenzaron a arribar al lugar provenientes de distintos puntos del país.
Líderes de la Tupac Amaru se manifestaron dispuestos a continuar el diálogo, pero exigen que en las tratativas participe la dirigente Milagro Sala.
Morales se mantiene firme
El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, había anticipado que ayer "indefectiblemente" se llevaría a cabo el desalojo del lugar que desde hace un mes permanece ocupado por integrantes de la Tupac Amaru. El mandatario también aseguró que no va a negociar el levantamiento del acampe por la liberación de Sala y tenía previsto ampliar la denuncia contra la líder kirchnerista por la malversación de 29 millones de pesos que tenían como destino la construcción de vivienda y que supuestamente habrían sido desviados.
Apoyo del bloque radical
La situación que se vive en Jujuy generó que el presidente del bloque de diputados nacionales de la UCR, Mario Negri, expresara su apoyo a Morales, al tiempo que abogó por la independencia de la Justicia para terminar con "el robo impúdico de los recursos del Estado".
"Nuestra solidaridad con el gobernador. Hace 32 años que viene gobernando el Partido Justicialista en Jujuy y apenas 20 días Gerardo Morales, y pretenden hacernos creer que la Justicia depende de este último", consignó.
Negri aseveró que en Jujuy "había un Estado paralelo fundado por el kirchnerismo".
Hubo marchas por la libertad de Sala
Organizaciones de izquierda protestaron por el arresto de la dirigente social. Sectores del kirchnerismo y también partidos de izquierda se movilizaban ayer por la tarde a la Plaza de Mayo para reclamar la liberación de la líder de la organización Tupac Amaru, Milagro Sala.
La marcha se convocó para las 18 horas frente la Casa de Gobierno, en Capital Federal. Los organizadores también instaron a concentrarse en distintas plazas de todo el país.
Entre las críticas sobresalió la del intendente de Resistencia, Jorge Capitanich, quien advirtió que la detención sienta un "precedente gravísimo" y consideró que la líder de la organización Tupac Amaru se convirtió en una "presa política".
A su vez, el bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria, acompañado por dirigentes de distintas organizaciones, reclamó la liberación de Sala y denunciaron "la criminalización de la protesta social", mientras que intendentes kirchneristas se expresaron en similares términos.
A la marcha también se sumó el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS), que integra el Frente de Izquierda.
"El PTS en el Frente de Izquierda participará este lunes de una concentración en la Plaza de Mayo a las 17, para exigir la inmediata e incondicional libertad de Milagro Sala", indicó ese partido.
La diputada Myriam Bregman también apuntó contra el Gobierno jujeño, "es una provocación que busca criminalizar toda protesta social".
"Si detienen a una persona y no la liberan hasta que se levante una protesta, es un secuestro judicial ilegal y un mensaje para amedrentar al pueblo trabajador, que sufre un importante ajuste", subrayó Bregman.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora