¿Por qué cree que la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura aprobó la resolucion propuesta por Palestina para ignorar los vínculos del judaísmo con el Muro del Lamentos?, preguntó El Tribuno a Mario Katz, titular de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA), filial Salta. Respondió: "Creo que hay una razón muy sencilla y tremenda que es la de inculcar a las generaciones nuevas que no hay ningún vínculo de las religiones monoteístas occidentales (judaísmo, cristianismo) con Jerusalén, o con Israel. Buscan que las nuevas generaciones crezcan con esa falsa información. Y, con esto, la Unesco perdió la poca credibilidad que le quedaba". Para fundamentar su explicación, Katz fue a la historia: "Hay hechos históricos relatados en el Nuevo Testamento que cuentan lo que fue el saqueo del segundo templo del pueblo judío, justamente en el Monte Moriá, zona donde se levanta el Muro. Cronológicamente, el Islam se inicia en el siglo VII, por el año 600, en tiempos de Mahoma. La pregunta es: ¿Antes de Mahoma allí no había nada?". Y agregó: "Recordemos cuando Cristo va al Templo y echa a los mercaderes que estaban allí porque, justamente, dice que ese es un lugar sagrado, de culto, en el que no podían comerciar. Cristo era judío, quienes estaban allí eran judíos. Entonces, al negar todo vínculo del judaísmo con la historia del templo, también están negando el vínculo del cristianismo con el monte del templo".
El dirigente salteño remarcó que el fin de la Unesco (que reconoce a Palestina como miembro pleno desde 2011) es promover la educación entre los pueblos, por lo tanto "no debería ser manejada políticamente, de ninguna manera, pero es lo que están haciendo. Por eso, a esta decisión la enmarco dentro de un programa global, una estrategia global, del radicalismo musulmán para borrar todo tipo de vínculo que pueda haber del cristianismo o el judaísmo con Jerusalén, con Israel". Y resumió: "Esto es tan sencillo como estudiar la línea del tiempo, de cómo fueron aconteciendo los hechos históricos. Mahoma nació en el siglo VII, entonces antes de ese hecho, ¿no había nada ahí?".
Katz recordó que el proyecto de declaración fue presentado por el Gobierno de la Autoridad Palestina: "Pero más allá de esa presentación, acá lo grave es que hubo un montón de países que la apoyaron, que se llamaron a silencio, como es votar en blanco o abstenerse, como el caso de Argentina. En estas cosas no se puede ser tibio porque estamos falseando la historia. En síntesis, la decisión de la Unesco fue posible por la gran cantidad de abstenciones que hubo. Es muy lamentable".
"La historia de Cristo transcurrió en Jerusalén; Cristo nació, vivió y murió como judío. Vale recordar la leyenda que muestra cuando está en la cruz: "Cristo, rey de los judíos''. Entonces hubiese sido bueno escuchar alguna voz de repudio de la Iglesia Católica, pero no hubo nada. Es que vivimos una situación de gran temor por el Islam y las reacciones que pueden tener".
"No va a pasar nada"
Katz indicó que el Gobierno de Israel reaccionó con un enérgico rechazo. "Pero eso no tiene mucho peso, porque Israel es un país muy chico, no es gravitante en cuanto a la toma de decisiones en este tipo de casos. Lo que sí hizo Israel fue retirar su apoyo a la Unesco, cosa que también es totalmente lamentable porque Israel es un polo educativo y científico muy gravitante dentro del mundo", dijo. "En la práctica no va a pasar nada, ese lugar está bajo soberanía del Estado de Israel. Por eso creo que esta decisión es una forma de ir preparando el terreno como para que las nuevas generaciones digan que los judíos que está ahí están usurpando porque no tienen ningún tipo de vínculo con ese lugar. Creo que es eso, educar a los jóvenes con esa idea. Y acá lo triste es que la visión del pueblo palestino no es vivir en paz al lado de Israel sino crear su estado en el lugar de Israel".
Un lugar sagrado
La Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo es conocido como Har HaBayit por los judíos y como Haram al Sharif (Noble Santuario) por los musulmanes. En el lugar, la mezquita de Al Aqsa fue erigida, junto con el Domo de la Roca, en el lugar que antes, según la tradición e historiografía judía, estuvieron los templos judíos de Salomón, destruido por los babilonios en el siglo VI aC, y de Herodes, destruido por los romanos en el año 70 y del que queda en pie el Muro de los Lamentos.
Para los musulmanes, este sitio es donde el profeta Mahoma ascendió al cielo y es el tercer punto más sagrado del islam, después de La Meca y Medina. Aquí también se ubica la mezquita de Al Aqsa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora