La facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Salta efectuó un reconocimiento a empresas y organismos que contribuyen a la formación profesional con prácticas supervisadas de las que participan los alumnos.
En un acto que se realizó el jueves pasado en el Aula Virtual de Ciencias Exactas, fue presentado además el IX Congreso de Ingeniería Industrial -COINI 2016- que se realizará en la universidad los días 3 y 4 de noviembre.
Este Congreso nacional convoca desde el año 2007 a académicos, investigadores y empresarios del país y del mundo y es calificado como "el espacio más apropiado para que los expertos publiquen sus innovaciones".
Entre las empresas que recibieron el reconocimiento de la universidad se destaca el Ingenio San Isidro, una industria emblemática, con casi 250 años de antigedad y que es junto al más reciente San Martín del Tabacal un modelo de producción agroalimentaria.
También fue reconocido el Laboratorio del Programa de Bromatología de la provincia, otro enclave estratégico para una provincia que reúne las condiciones para convertirse en exportadora de agroalimentos industrializados, pero que por ahora importa la mayor parte de lo que consume y, como agravante, no logra superar el desempleo y la desnutrición pese a contar con cinco millones de hectáreas no explotadas. La distinción fue recibida por el médico veterinario Céltico Rodríguez, responsable del programa y miembro de la Comisión Nacional de Alimentos. Como autoridad jurisdiccional bromatológica realiza el seguimiento del Programa Federal de Control de Alimentos.
El laboratorio está integrado a la red nacional Renaloa.
Desde hace más de tres décadas colabora con la formación profesional de alumnos de la UNSa y otros establecimientos educacionales con orientación en alimentos.
En la actual coyuntura, el Plan Belgrano plantea una enorme posibilidad de desarrollo para Salta, pero tiene como condición que la formación técnica y profesional acompañe una firme decisión política de la provincia. En ese contexto, a nivel social son imprescindibles programas alimentarios que superen la simplificación del reparto de bolsones con comidas técnicamente inadecuadas. La iniciativa de la UNSa deja abierta la posibilidad de que Salta cuente con técnicos idóneos, que tengan claro que "comer no es lo mismo que alimentar o nutrir". Los centros de estudios pueden hacer importantes aportes en la educación del consumidor a la par de la formación de los ingenieros y técnicos porque sin industria no hay desarrollo; sin control sanitario, transporte adecuado y dieta equilibrada no puede haber una ciudadanía bien alimentada.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia