El consumo de carne vacuna cayó un 6,3% en los primeros cinco meses del año respecto del mismo período del año pasado.
Los datos fueron relevados por la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes y Derivados (Ciccra), que dio a conocer que el consumo per cápita es de 55,7 kilos por año, el peor registro de los últimos cinco años.
Estos indicadores, comparados con los primeros cinco meses de 2015 y 2016, surge que el valor de la hacienda en pie subió 48,5%, y el de la carne en el mostrador 46,6%.
La aceleración de la inflación en la primera parte del año llevó el kilo de asado a entre 100 y 140 pesos en las carnicerías de la Ciudad de Buenos Aires.
El consumo del producto no para de caer.
La Ciccra, en su anterior reporte de mayo pasado, había informado una merma del 5,2% para el acumulado enero-abril, y que el consumo había retrocedido a 56,2 kilos/año, por lo que ahora se aceleró la baja.
La producción de carne vacuna fue de 1.076 millones de toneladas en el período enero-
mayo de 2016, lo que significó un retroceso de 5% interanual; y el consumo interno alcanzó una participación de 92,35%.
En tanto, el volumen exportado en enero-mayo de 2016 resultó casi idéntico al registrado en enero-mayo del año pasado, a pesar de que el Gobierno de Mauricio Macri eliminó en diciembre último todas las retenciones para este sector.
Con el anuncio del fin del cepo cambiario, el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, buscó contener los fuertes aumentos de precio en la primera semana de diciembre.
Puso la lupa sobre los aumentos de la carne en diciembre.
Los empresarios, por su parte, subieron algunos cortes.
Los frigoríficos vieron que se disparó el tipo de cambio y se liberaron las exportaciones. El cuadro de situación indica que colocar cortes como el asado en el mercado interno implica también vender el lomo al exterior.
Con un precio de la carne que no para de subir, el Gobierno dio una sola respuesta oficial: que la población "se abstenga de consumir". Así lo sugirió el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, quien se mostró preocupado por los aumentos que registraron los cortes luego de que se eliminaron las retenciones en diciembre.
El ministro responsabilizó por los incrementos a los supermercados y los carniceros.
El precio del ganado vacuno en el Mercado de Liniers subió un 22% en comparación con octubre pasado y registró un retroceso mayor al 6,7%. En enero la caída no se vio reflejada en las carnicerías ni en los súper.

Medida de fuerza

La Federación Gremial de la Industria de la Carne inició un plan de lucha ante la falta de respuestas satisfactorias al reclamo salarial.
El fondo de las cuestiones se ha discutido en las negociaciones paritarias con el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (CECA).
"En marzo se venció el acuerdo salarial vigente y hasta ahora no se han podido acordar las nuevas escalas. Los trabajadores necesitamos urgente una recomposición, no podemos seguir
esperando" fundamentó el secretario general del gremio, José Alberto Fantini.
Según indicó el sindicalista, "desde la cero hora de hoy (por ayer) se registró un ciento por ciento de acatamiento al paro, que abarca a la totalidad de los frigoríficos agrupados en CECA.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora