Violencia de género, intrafamiliar, en las escuelas, entre vecinos o la que enfrenta a los chicos y adolescentes, es un tema que, en la Argentina en general y en la provincia en particular, causa profunda preocupación.
La forma de abordar una problemática tan compleja, que presenta tantas aristas y en la que termina involucrada gran parte de la sociedad, es el gran interrogante. Para el abogado Franco Hernández Berni, secretario de Gobierno de la Municipalidad de Tartagal, la violencia en sus diferentes manifestaciones "solo puede enfrentarse con instituciones que presten el servicio para las que fueron creadas, aplicando las leyes vigentes, pero sobre todo con decisiones firmes y acciones concretas".
¿Cómo se lucha contra la violencia que se manifiesta de tantas formas?
La violencia se potencia cuando no hay respuestas. Si ocurren situaciones graves dentro de las familias, la respuesta a la mujer y a los niños debe ser urgente, porque no pueden esperar los tiempos de la Justicia.
La ley establece una instancia de mediación obligatoria y en Tartagal funciona desde 2008 un centro de mediación comunitaria que solventa el municipio, a excepción de los honorarios de la mediadora que abona la Provincia. Es tal la demanda que el centro está superado en su capacidad. Un tema de alimentos, por ejemplo, no puede demorar un mes. Por ese motivo, el miércoles pasado, junto a la ministra de Derechos Humanos, Pamela Caletti, el intendente Sergio Leavy inauguró el segundo Centro de Mediación Comunitaria, excelente herramienta de resolución de conflictos que evita llegar a la judicialización y que pretendemos que llegue a las comunidades originarias. Los problemas requieren de soluciones inmediatas, porque esa demora potencia cualquier situación de violencia en el hogar, en el barrio u otro ámbito.
¿Qué otras acciones se están desarrollando en esa misma línea?
En la semana que concluyó tuvimos en Tartagal jornadas sobre violencia de género de la que participaron distintos grupos de interés de la zona. Hubo hombres y mujeres que expusieron sus vivencias y salieron propuestas para proyectos concretos que pueden materializarse por parte del Ministerio de Derechos Humanos y Justicia y del municipio. Eso se logra con trabajo de campo, en los centros vecinales, en los merenderos y haciendo foco precisamente en quienes son víctimas de una sociedad misógina y machista: la mujer.
¿Qué proponen como actividad para las mujeres?
Es muy interesante, porque así como a cualquier hombre le gusta salir a jugar al fútbol con sus amigos o compañeros de trabajo el fin de semana, la mujer tiene derecho a cualquier otra actividad recreativa, de interrelación y de cobrar protagonismo en el ámbito comunitario o barrial. En Tartagal, desde hace un tiempo las mujeres suelen reunirse en una actividad que tiene como objetivo aprender a preparar alimentos con la cocina móvil, un programa en pleno desarrollo. Pero además de aprender hablan de los temas que les interesan, plantean sus inquietudes y desde allí salen propuestas y soluciones. La mujer debe pasar de ser la víctima a ser la mejor aliada de cualquier política que busque erradicar la violencia. El ser mamá les da una visión más amplia, otra sensibilidad. Al hombre le corresponde seguirla en estas actividades y propiciar que ocupen cargos de presidentas de las comisiones barriales o que sean caciques en las comunidades originarias, por ejemplo.
¿Hay experiencias concretas con la mujer como promotora de la no violencia o por ahora es solo un proyecto?
La mejor experiencia es la que estamos llevando adelante en la zona oeste de la ciudad, que hasta hace un tiempo presentaba una gran conflictividad con chicos que se enfrentaban de una manera irracional. Era una zona donde había temor de ingresar hasta por parte de la propia Policía que, con muy buen criterio y el apoyo del municipio, instaló allí una división de Infantería. En algunas semanas vamos a organizar un campeonato de fútbol precisamente en esa zona. La cancha de 9 de Julio está en excelente estado, totalmente iluminada, la gente de la Dirección de la Juventud y de Deportes están trabajando coordinadamente, se sumaron pastores evangélicos que trabajan con chicos con problemas de adicciones y los resultados comienzan a verse. No descartamos que puedan presentarse episodios violentos, pero seguramente no será nada parecido a lo que sucedía. En general, los centros vecinales de Tartagal están abiertos, el municipio los ayuda a ponerlos en condiciones, colaboramos y estamos presentes si hacen actividades recreativas. No hay mucho para inventar, hay que potenciar lo que existe y que los vecinos sean protagonistas de lo bueno que se gesta en su barrio.
¿Y en las escuelas?
También trabajamos en forma coordinada sumando a empresas privadas que operan en la zona y estos últimos tiempos no hemos tenido episodios que enfrentan a chicos de diferentes escuelas, como sucedió tiempo antes. Es muy gratificante ver que los chicos de todas las escuelas y colegios, públicos y privados, se juntan en la plaza, presentan sus remeras de la promoción, cada uno lleva su batucada y se divierten sin que haya ese enfrentamiento absurdo. La coordinación de la juventud ha hecho un trabajo excelente; tenemos el orgullo de decir que cada chico tartagalense que egresa del nivel medio, sale con su test vocacional, que lo realizan profesionales de la Secretaría de Desarrollo Humano. Antes, el papá debía contratar un profesional, pero hoy los chicos de Tartagal acceden a esto que es un derecho y que será de gran ayuda porque los orientará en su vida futura.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


luis lescano
luis lescano · Hace 1 mes

A LA VIOLENCIA TENES QUE DARLE PALO Y MAS PALO...SOLO ASI LA COMBATIS PAPAAAAA DEJA DE TIRAR PLATA AL PEDO....A VOS NO TE CUESTA PORQUE ES DED NOSOTROS LOS CONTRIBUYENTES QUE NOS HACEN SANGRAR TODOS LOS MESES!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

luis lescano
luis lescano · Hace 1 mes

YO CREO QUE TODO ESTO ES PURO VERSO...ACA NO SE HACE NADA NI SE PREVIENE...LA LEY DEL TALION ES UNA CONSTANTE !!!!!!!!!!!!!!!!

Santiago Hoffman

Se está leyendo ahora