Por primera vez en la historia la Virgen de Urkupiña saldrá de Bolivia y eligió Salta para su visita. Efectivamente, el primer día de diciembre se celebrará una santa misa en Salta, para todos los devotos de la Virgen de Quillacollo, con la presencia de la imagen original en una jornada que promete ser única e inolvidable.

La presencia de la Virgen en nuestra ciudad se logró gracias a los esfuerzos de un grupo de devotos salteños que intercedieron ante las autoridades eclesiásticas de Salta y las de Cochabamba, Bolivia, donde se encuentra el santuario de la Virgen.

Junto a este equipo de trabajo, el arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello, prepararán la próxima peregrinación de la imagen de la Virgen de Urkupiña hasta nuestra ciudad, a través de un camino sembrado de ciudades creyentes en el poder de la Virgen.

En primera instancia, Cargnello viajará a la ciudad de Cochabamba para hacer el pedido formal al arzobispo local, Tito Solari Capellari, para coordinar todo lo referido a la llegada a nuestra ciudad de la adorada imagen. El grupo que se organizó alrededor de la traída de la sagrada imagen hasta nuestra ciudad, viene trabajando desde hace un tiempo, buscando los modos más favorables para toda la grey.

Ese grupo informó en su página web que cuentan con el proyecto de construir en nuestra ciudad, un santuario destinado a la Señora de Urkupiña, proyecto que ya se encuentra en marcha. Según adelantaron, la sagrada imagen será venerada en las ciudades que queden a su paso durante su viaje hasta nuestra ciudad. Sin embargo, se adelantó también que se solicitará que las muestras de fe y devoción se enmarquen en un festejo correcto.

La leyenda sobre la Virgen de Urkupiña fue recogida por monseñor Francisco Cano Galvarro. Cuenta que una niña campesina pasteaba su rebaño de ovejas en la falda de la colina que hoy se llama el Calvario. Un día una señora muy bella con su hijito en los brazos se aproximó y trabó conversación con la niña campesina. Llegó a familiarizarse tanto que la desconocida le confiaba a su niño. Estas visitas se hicieron frecuentes. Entonces llegaron a pedir que la niña avisara al pueblo cuando viera a la mujer.

Y así lo hizo, mientras exclamaba en quechua: “­Orqhopiña! ­Orqhopiña! ... (­Vengan a verla, que ya está en el cerro!)”.

Cómo la festejan en sus fechas

La festividad en honor a la Virgen de Urkupiña conjugan las tradiciones indígenas con las católicas y una gran muestra de variedad folclórica. Los días centrales empiezan con la Fastuosa Entrada Folclórica el 14 de agosto, un desfile de miles de bailarines disfrazados. Las fraternidades o grupos de danzarines de caporales, morenos, tinkus, diabladas y otras danzas, acompañados por bandas de música, comienzan su recorrido a media mañana y se extienden hasta las primeras horas de la madrugada siguiente.

El 15 de agosto se celebra la misa solemne en la iglesia de San Ildefonso, que finaliza con la procesión de la imagen de la Virgen de Urkupiña por Quillacollo y la repetición de la Entrada Folclórica. El 16 de agosto la fiesta culmina donde, según la tradición, se apareció la Virgen. En el cerro Quta (Calvario) se realiza una serie de ritos, como la sacada de pedazos de piedra en señal de préstamo de bienes espirituales y materiales. La fiesta atraerá cerca de medio millón de feligreses.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...