Los residentes del barrio Los Ceibos, en la zona sur de la capital salteña, denunciaron ser víctimas de una ola de robos y reclamaron seguridad y patrullaje policial. En los últimos días siete casas fueron desvalijadas, afirman. Según varios vecinos, el lugar se convirtió en una "zona liberada para los delincuentes".
"Yo tengo un negocio 24 horas y siempre hay gente aquí porque sabemos que nos están haciendo la guardia para entrar a robar. Si dejo la casa sola más vale que van a robar", manifestó Julio Agero, comerciante.
El blanco de los delincuentes son las propiedades de personas que trabajan durante casi todo el día o que viajan frecuentemente.
"Muchos vecinos salen por la mañana y vuelven por la noche, o trabajan en otras localidades y los ladrones aprovechan esos momentos para irrumpir en las viviendas", añadió.
"Por aquí se ve mucha gente extraña que anda sondeando. Se hacen pasar por cortapastos, carreros, obreros o vendedores ambulantes y estudian todos los movimientos de los vecinos. Te siguen, te vigilan. Tienen paciencia para eso porque dedican su vida a robar. Lo toman como trabajo. Para ellos salir a trabajar es salir a robar", dijo María González.
Varios vecinos optaron por colocar rejas y construir paredones. "Igual entran, porque te hacen inteligencia. Vienen constantemente. Tocan el timbre y aprovechan cuando no hay nadie", aseguró.
"Creo que la solución es cuidarnos entre nosotros. Avisarnos unos a otros cuando salgamos de casa. Ser más solidarios", agregó.
"A un vecino del pasaje le sacaron todo. Entró a su casa y encontró solamente la mesa del comedor. A dos cuadras entraron a la casa de otro vecino y dejaron la heladera en el patio porque fueron vistos por otro vecino", manifestó Alfredo Nieva, otro vecino.
"A una mujer le sacaron un LCD, plata, colchones. Le robaron a las 19.30, cuando llovía. El martes pasado, a la misma hora, intentaron robar en la casa de una chica. Rompieron una puerta y quisieron entrar por la cocina pero tenía candado, así que no pudieron. Al día siguiente estaban por entrar a una casa colindante a esa pero un vecino los vio y se fueron. El jueves por la noche otro vecino vio que un ladrón rompió el vidrio de una camioneta y sacó una mochila. A una vecina un encapuchado le quiso sacar la cartera. En mi negocio dos chicos quisieron robar papas fritas", dijo Luis Nieve, otro comerciante.
Quejas por la Policía
Todos se quejan de la Policía. "Cuando vienen no verifican bien. Solo miran y se van. Ni tocan las puertas. Sabemos que no se puede poner un efectivo en cada cuadra porque no dan abasto, pero lo mínimo que tendrían que hacer es patrullar bien", dijeron varias personas.
"La Policía dice "ya vamos'' y no viene o te dice que no tienen móvil. Es una vergenza", sostuvo Nieva.
"El patrullero pasa cada cuatro horas pero el barrio es grande. Los ladrones atacan y se van por el descampado de atrás. Te da bronca. También te quitan los celulares. A una vecina la Policía le dijo que ella tenía la culpa del robo por no poner pasador", agregó Nieve.
"Aquí sufrimos todo tipo de robos. Los ladrones destruyeron puertas para entrar a las casas y constantemente se llevan la ropa de las sogas. Es terrible lo que sucede. Nos tienen estudiados", manifestó Susana.
"Existe un descampado al final del barrio que funciona como aguantadero. Es un lugar propicio para los delincuentes. Tenemos terror. Queremos que Caballería recorra el barrio", pidió Lorena.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan carlos lopez
juan carlos lopez · Hace 12 meses

Viven en una zona liberada, La policia ,bien gracias


Se está leyendo ahora