El Lamboghini Centenario es un deportivo de producción limitada a 40 unidades, disponible en dos carrocerías: 20 coupé y 20 roadster. Es el primer Lamborghini que dispone de eje trasero direccional, así como el modelo con el motor más potente de producción hasta el momento.
El motor es a nafta, atmosférico de doce cilindros en uve, y es el mismo empleado en otros modelos como el Aventador o el Veneno. Ha sido modificado para que llegue a 8.600 rpm -en otros modelos alcanza 8.350 rpm- y su potencia es de 770 caballos. Las prestaciones declaradas por Lamborghini son una aceleración de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos, de 0 a 300 km/h en 23,5 segundos y una velocidad máxima superior a 350 km/h.
La tracción es a las cuatro ruedas y, por primera vez en Lamborghini, se ha implementado un sistema de giro en las ruedas traseras, que giran en sentido contrario a las delanteras a baja velocidad y en el mismo sentido a alta velocidad -al igual que las del Porsche 911 2016-. Según Lamborghini, sus ventajas son un incremento de la agilidad a bajas velocidades y un aumento de la precisión a alta velocidad. El sistema se adapta en función del modo de conducción seleccionado -Strada, Sport y Corsa-. La suspensión es de dureza regulable -de tipo magnetoreológica- y la transmisión automática.
Las llantas son de 20 y 21 pulgadas en los ejes delantero y trasero respectivamente, de tipo monotuerca, con neumáticos Pirelli P Zero, cuyo diseño ha sido optimizado para favorecer las prestaciones del eje trasero direccional. Los discos de freno son de tipo carbocerámico y, según Lamborghini, la distancia de frenado desde 100 km/h hasta cero es de 30 m.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora