Padres de alumnos manifestaron su preocupación por la falta de bancos para los estudiantes ingresantes a los niveles medios del Valle de Lerma. Sin embargo, los directores de los establecimientos con más demanda aseguran que se trata de temores infundados de los padres a la hora de elegir turno para sus hijos.
Acampes y largas filas fueron la constante del último fin de semana en La Merced, Chicoana y El Carril. En estos casos, tal como en años anteriores, muchos padres se apostaron en las afueras de los establecimientos secundarios el viernes por la noche, en algunos casos. con la intención de obtener un lugar para sus hijos el lunes, cuando abrirían las inscripciones en toda la Salta.
Lugar para todos
La sorpresa fue que apenas abrieron las puertas de los secundarios el lunes, había lugar para todos los que esperaban por un turno. Incluso para aquellos que son de otras localidades. Entonces, ¿donde está el problema que se refleja todos los años en esta época?
"Es la falta de interés de los padres por saber en qué condiciones estudian sus hijos y cómo funciona su futura escuela. Recién aparecen en esta época y todavía con la falsa idea de que su hijos se quedarán sin banco", destacó Irma Villagra, vicedirectora del colegio secundario Ejército del Norte, de El Carril.
La docente remarcó: "Este año ingresarán 200 alumnos nuevos en los turnos mañana y tarde. La preferencia de los padres es por el turno mañana, porque alegan razones de trabajo. O sea que tenemos vacantes aún en el turno tarde. Nosotros repartimos los números el 1 de noviembre para mayor organización", agregó la docente.
En Chicoana, la situación fue la misma. Con padres con sombrillas y sillas esperando sábado y domingo por un lugar en el colegio Islas Malvinas.
Rumores infundados
"Me dijeron que podíamos quedar sin bancos. Entre los padres nos comunicamos. Yo vine el sábado a hacer fila. Tenía temor de quedarme sin banco para mi hija", aseguró Daniela, una joven madre del pueblo que logró inscribir a su hija en el primer año de este establecimiento sin problemas.
Por su parte la directora, Adriana Suárez, aseguró: "Entregamos números y dimos aviso que no era necesario hacer fila los días previos. Pero igual los padres hacen el acampe. Ya inscribimos a los intresados. Quedan vacantes en la tarde". En la Merced el caso fue distinto. El director del colegio secundario, viendo la cantidad de padres que hacían fila el sábado, decidió abrir las puertas del establecimiento a eso de las 17 y recibió las inscripciones de todos los presentes hasta alrededor de las 21.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora