"Estamos con serios problemas económicos porque no nos están pagando los subsidios desde la Provincia ni desde el municipio", dijo José María Chaile, presidente de la Biblioteca Popular Macacha Gemes y presidente de la Conabip (Comisión Nacional de Bibliotecas Populares).
Las bibliotecas populares son, en los barrios, la mano derecha de las escuelas y el lugar de contención de los más chicos, en las que no solo consultan libros y acceden a internet sino que también tienen apoyo escolar, clases de música, coros, instrumentos, danza, ajedrez y tantas otras actividades. Quienes trabajan en ellas son profesionales voluntarios que se dedican de lleno a colaborar con los chicos y las maestras de las escuelas de los barrios circundantes.
"El año pasado la Provincia nos entregó 16.000 pesos de subsidio para el funcionamiento, o sea unos 1.300 por mes, y encima siempre nos lo dan atrasados. Ahora, a esta altura no hemos recibido aún el subsidio de este año, que deberían ser algo más de 20.000 pesos, o sea con un incremento del 30%", afirmó Chaile en conversación con El Tribuno.
"Hace más de dos meses le pedí al secretario de Cultura, profesor Sergio Bravo, una audiencia para tratar este tema y todavía no me recibió, incluso ya ni siquiera me atiende por teléfono. El ministro de Cultura, Mariano Ovejero, se enoja conmigo porque dice que no soy diplomático para decir las cosas, pero el tema es que hay que estar rogando que nos entreguen ese subsidio que es una ayuda", dijo Chaile.

Desde el municipio

"En la Municipalidad sucede lo mismo. Allí tenemos un subsidio otorgado por la ordenanza 14.631 cuyo monto se renueva cada año. Son algo más de $600.000 anuales que se distribuyne entre los 31 bibliotecarios que tenemos en la ciudad. Les corresponda a cada uno un monto de alrededor de 1.800 pesos mensuales", agregó. "La semana pasada fui hasta el Centro Cívico Municipal para que me digan por qué no sale el pago. Tuve que subir hasta la planta alta con ayuda de otras personas, (Chaile sufrió la amputación de una pierna) para hablar con el contador César González. El me dijo que pagan todos los 22, por eso estábamos confiados en que el lunes cobraríamos el subsidio para pagarles a los bibliotecarios, pero resulta que después me dijeron que faltaban otros detalles y finalmente no saldrá el pago el lunes, ahora tendremos que esperar hasta septiembre. Es decir que me mintieron", agregó.

A pulmón

El trabajo en las Bibliotecas Populares es prácticamente a pulmón, si tenemos en cuenta lo que reciben desde el Estado para funcionamiento y el magro subsidio percibido por los bibliotecarios, que encima "no lo cobran desde el mes de enero", según las palabras de Chaile.
Por otro lado aclaró que quienes quieren organizar una biblioteca popular necesitan tener 15.000 pesos en la mano, para destinar a gastos de escribanos, contadores, etc. "Es increíble", culminó.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora