A los 16 años Javier Basualdo (32) ya había definido su vocación: ser tatuador, un oficio tabú, incluso en una familia de artistas. Cuenta que trabajó restaurando imágenes y escenas de la Catedral y la iglesia de La Viña, en conjunto con sus familiares. Su infancia y adolescencia transcurrieron en talleres. Entre las finas artes de la pátina y el dorado a la hoja, empezó a urdir dibujos con tinta y aguja en lienzos vivos y sangrantes de piel humana.
"Había cierto tabú y mis padres se opusieron por la edad que yo tenía, pero esto se fue revirtiendo a raíz de que muchos actores y futbolistas famosos hoy se tatúan", señala.
Añade que la ajustada proporción entre buen gusto, habilidad, práctica y paciencia da como resultado un buen tatuador. "Hay que tener muchos años de práctica y paciencia para intentar aquello que muchas veces no te sale. También hay que ser suave con la gente porque se incomodan con los movimientos que uno hace", señala. El tatuador debe sincerarse con el cliente y hasta tener dotes proféticas para adivinar qué motivo le puede aplicar a una persona no más verla y conversar un rato con ella.
"Empezás por preguntarles qué les gustaría realmente, porque siempre hay una diferencia entre esto y aquello que sacaron de una revista o de internet. Vienen con una idea, pero vos les explicás que algunos les van a quedar bien y otros no", advierte. Así, los diseños tienen que ajustarse a la personalidad, el tipo y la tonalidad de piel. Hasta el estilo de vestimenta cuenta en la elección del dibujo. "Hay figuras a todo color que no se pueden hacer en personas morochas. También hay que adaptarlos en el caso de pieles muy blancas, porque les toma diferente el color", sintetiza.

La historia en la piel

"Un tatuaje genuino cuenta una historia. Me gustan las historias y los tatuajes, no importa qué tan bien estén hechos, y si no cuentan una historia que te involucra emocionalmente, entonces están allí solo por decoración. Los tatuajes válidos le dicen a la gente lo que eres y lo que crees. Así no hay error alguno". Leo -simplemente "Leo"- es un artista del tatuaje citado en el catálogo "Margo DeMello, Bodies of Inscription", de 2000. Aunque lo que Leo afirma es casi un poema no premeditado, Javier no es tan romántico y mucho más crítico y autocrítico.
"El tatuaje es hermoso y estético si está bien hecho. Hay mucha diferencia entre tatuadores y tatuadores. Por ahí son chicos que están recién aprendiendo y llevan meses no más tatuando. No tienen local y por eso no los controlan mucho. Los chicos que recién están aprendiendo no calculan bien la medida de las agujas", dice, aunque luego ameniza tanta severidad, reconociendo que "es cierto que todos aprendemos de la misma forma: tatuando". Acerca de los tatuajes que se ven sobre su cuerpo aclara: "Yo tengo tatuajes sin historia porque eran prácticas sobre mí. De adolescente sentía locura por los tatuajes igual que la de los jóvenes de ahora que vienen y no saben qué se quieren hacer".

Los errores

Javier reconstruye pieles. "Muchos tatuadores les dejan a las personas la piel rugosa y de feo color. Tapo cicatrices, lastimados, queloides", enumera. Dice que entre los grandes arrepentimientos se hallan los tribales, "que estuvieron de moda y a los que hacían muy mal y por eso algunas pieles quedaron muy lastimadas". También le toca ver a diario tatuajes con errores de ortografía. "He visto hasta "Héctor'' sin hache, palabras sin acento o escritas todas juntas", recuerda. Añade que "otros vienen a taparse las frases porque ahora no se usan mucho". Las peores cicatrices tienen un nombre: queloides. Ellos lucen como una lesión endurecida y antiestética que se extiende más allá de los márgenes de la herida. Y no solo es un problema estético, ya que acarrean otras molestias como dolor, escozor o sensación de quemazón. No se aplanan ni se hacen menos visibles con los años.
"También pueden resultar de los tatuajes y la gente le teme mucho a la cicatrización queloide, que ahora ya no se produce tanto porque las agujas no entran a tanta profundidad como antes", alecciona Javier.
Otro miedo que acompaña a quienes deciden escribirse el cuerpo es al dolor intenso. "Dicen que duele como un raspón constante. Otros lo comparan con toques de electricidad. Hay partes del cuerpo en las que el dolor se tolera menos como los pies, la espalda y el cuello, que son áreas más sensibles", comenta Javier. Él no recomienda tatuar los dedos de las manos ni la cara. "Muchos tatúan mangas y bajan hacia los dedos y las palmas de las manos, pero no quedan bien, se borran. El negro no lo toma, queda azul tirando a celeste o gris. Sucede que la piel se dilata en esas zonas, ya no es tan gruesa y el tatuaje no brilla", detalla. Luego asegura que los tatuajes envejecen intactos, pero pierden el color y en algunos casos se pueden ensanchar las líneas. "En las partes internas de los brazos duran más que en las externas. El sol tiende a opacar los colores. La mejor conservación está en el pecho y las costillas, que arden un poco más al hacérselos, pero quedan mucho mejor", dice.
Entre sus pacientes también atiende a personas con vitiligo y a mujeres que pasaron por una mastectomía con la consecuente cirugía de reconstrucción mamaria. A ellos les aplica micropigmentación. Javier comenta que en este último caso luego de las prótesis y la reconstrucción del pezón se puede hacer micropigmentación en la aureola. "El pezón no tiene la misma textura que el original pero al mirarse en el espejo se pueden amigar con su imagen y superar la etapa de deprimirse y ocultarse", manifiesta. Agrega que algunas mujeres se animan a tapar las cicatrices con tauajes. "El boca a boca hace que se vaya popularizando. Ellas vienen con sus maridos y preguntan cómo es y buscan interiorizarse", dice y define que un tatuaje es, en sí mismo, micropigmentación salvo que en estos casos trabaja con una gama de colores piel.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Alonso García
Alonso García · Hace 17 días

Como se dice en el artículo, siempre es mejor consultar a un profesional del tatuaje y tener toda la información... https://tattooajes.com/downloads/ebook-tatuajes-tattoos

Se está leyendo ahora