En los últimos días, referentes salteños de la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra), señalaron que se han perdido muchos puestos de trabajo.
A nivel urbano, la construcción es el sector que tiene el mayor volumen de trabajadores temporarios. Según el Ielde, en el segundo trimestre de 2015 fueron 10.303 los asalariados eventuales de la construcción.
El secretario general de la Uocra Salta, Rubén Aguilar, aseveró que en la actualidad solo está trabajando el 30% de los obreros que estaban ocupados hace un año. Los asalariados actuales rondan los 3.000.
A su turno, el delegado de la Uocra en Tartagal, Américo Villa, denunció la falta de trabajo que generan las obras paradas del Fondo de Reparación Histórica.
Hay 62 empresas sociales en la provincia
La Secretaría de Economía Social y Empleo del Ministerio de Trabajo de la Provincia motoriza desde 2012 la puesta en marcha de empresas sociales, sobre todo en aquellas zonas donde las posibilidades laborales son limitadas porque el mundo del trabajo es más estrecho. Por ello, estos emprendimientos son solventados mayormente en el interior de la provincia, donde hay menos desarrollo de las actividades productivas y del sector de los servicios.
El secretario de área desde 2011, Javier Massafra, dialogó con El Tribuno y detalló que "no todas las empresas se encuentran en la misma instancia, algunas ya están muy avanzadas, mientras que otras aún tienen dificultades para consolidar un grupo humano estable. Se trata de procesos a largo plazo que incluyen en el mercado laboral a personas de zonas con pocas posibilidades".
En promedio, cada una de las empresas cuenta con 20 integrantes, con lo cual son alrededor de 1.200 personas las que se insertaron en el campo laboral a partir de este plan de fomento. Massafra aclaró que algunas de las empresas están más consolidadas y en pleno funcionamiento, mientras que otras aún no dan suficientes márgenes de rentabilidad como para ser una fuente genuina de ingresos. Por ello hizo fuerte hincapié en concebir a estas experiencias cooperativas como procesos a largo plazo, a los que no hay que retirar el apoyo por parte del Estado.
"Son empresas formadas con salteños que están muy lejos de las posibilidades de acceder al trabajo, por eso se hace difícil avanzar y lograr un pleno funcionamiento. Lleva un tiempo más prolongado que el desarrollo de una empresa común", indicó el funcionario.
La política consiste en brindar subsidios a emprendimientos productivos cooperativistas, sin que luego tengan que devolver los activos brindados por el Estado, que pueden darse en flujos de dinero o en maquinaria. Massafra aseguró que desde 2012 "se gastaron aproximadamente 6 millones de pesos por año", es decir, 24 millones hasta el momento. En Salta capital hay solo 3 de las 62 empresas que funcionan en la provincia.
Desde la dependencia gubernamental anticiparon que para los próximos meses se inaugurarán "cinco o seis" empresas sociales nuevas.
Miedo a perder la asignación universal
Ante la posibilidad de dejar de ser beneficiarios de la AUH, muchos trabajadores temporarios prefieren no registrarse como trabajadores temporarios subsidiados. Si bien la AUH no depende necesariamente de la condición temporaria de los trabajadores, el imaginario se extendió entre muchos de los jornaleros del agro, que evitan registrarse entre los beneficiarios del programa Intercosecha.
Es una de las razones por las que esta iniciativa gubernamental no ha crecido al ritmo que estimaba su promotor, Rubén Fortuny, cuando la lanzó en 2013. El Intercosecha brinda cuatro pagos anuales de 1.500 pesos, mientras que la AUH es un ingreso $975 mensuales, pero durante todo el año. En el balance anual, la AUH da el doble de dinero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora