Los concejales de Rosario de la Frontera, Tartagal, General Güemes, Cerrillos y La Merced, con las dietas más altas del interior de la provincia. La polémica se disparó en los últimos días en General Güemes donde hubo un intento de incremento cercano al 200%, lo que implicaba pasar de $12.000 a $32.000. A raíz de la fuerte reacción de diversos sectores, especialmente de la opinión pública, se dio marcha atrás con este proyecto que cerró finalmente en unos $15.000.
En la ciudad de Rosario de Lerma, por ejemplo, los concejales cobran mensualmente un monto cercano a los $15.000 e hicieron un intento de subirlo a $18.000, aunque la iniciativa no prosperó.
En Cerrillos y La Merced, lo que se lleva cada representante legislativo ronda los $15.000, pese a que se trata de dos municipios con grandes diferencias en cuanto a cantidad de habitantes e infraestructura. A esto hay que sumarle el hecho de que ambas localidades modificaron el número de miembros en la última elección, pasando Cerrillos de 7 a 9 concejales y La Merced de 5 a 7, lo que implica, además, un significativo aumento de partidas presupuestarias. En el propio Valle de Lerma, un edil de Campo Quijano percibe solo $5.000, en tanto en el sur provincial un concejal de Rosario de la Frontera cobra de bolsillo aproximadamente $19.000.
Hay un punto a tener en cuenta, en todos los casos los montos correspondientes a la dieta pura es de aproximadamente el 50% del total, el resto se completa con ítems como Gastos de Representación, entre otros.
En el norte, fuentes cercanas al Concejo Deliberante de Tartagal manifestaron que un concejal percibe $25.000 brutos.
La percepción
Vecinos consultados de diferentes puntos de la provincia coinciden, en que el monto de las dietas no sería cuestionado si se reflejara el trabajo de los legisladores municipales en beneficios para la comunidad y que se trata de una institución que ha sufrido en los últimos años en el interior de la provincia un profundo desprestigio a causa de la baja productividad y las rencillas políticas.
Al respecto, el defensor del pueblo de Cerrillos, profesor Carlos Paz expresó que hay que los órganos deliberativos deben recuperar el prestigio que le es propio. "Hay situaciones, sobre todo las peleas políticas, que provocan un gran desgaste, inacción y desprestigio. Por ejemplo, los concejales de Cerrillos que terminan su gestión el próximo 10 de diciembre no sesionaron más del 30% de las veces en dos años. Esto acarrea un sinnúmero de problemas a los vecinos", concluyó Paz.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...