Como ya es una tradición lamentable, comenzaron las clases y renace el caos en el micro y macro centro salteño. Sin embargo, este año la presencia de personal de Tránsito en inmediaciones de los establecimientos educativos amedrenta en parte el accionar de los "amantes de la doble fila".
Como para muestra solo hace falta un botón, para circular por Güemes y Mitre en cercanías de la primaria del colegio de Jesús, hay que armarse de paciencia. Esta situación se repite en simultáneo en calle Santiago del Estero, a la altura del colegio Santa Teresa. En esa cuadra, a pesar de que los vehículos frenan en doble fila para que desciendan los chicos, la mirada intimidante de los agentes desde una camioneta oficial los hace circular de inmediato.
Donde el embotellamiento es aún mayor es sobre las calles que atraviesan el colegio Belgrano y la escuela Normal. En dichos sectores se dejan ver además de los efectivos de Tránsito, una grúa que obliga a los padres a recircular. El amontonamiento de vehículos en la puerta de las escuelas y colegios salteños es el mismo, lo que se redujo es el tiempo que los conductores estacionan los vehículos en doble fila. Algo va cambiando.


¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...