En una entrevista brindada a diario Clarín, Ignacio Pisani, el titular de Prograno asociación que integra a alrededor de 250 productores líderes de Salta aseguró tras las elecciones y la suba del maíz se vive otro ánimo en el campo pero que de todas maneras hay que ser prudentes.
La entrevista completa:
1- El NOA es una las zonas más afectadas por la crisis. Tras las elecciones, ¿cambió algo?
El resultado de las elecciones y la suba del precio del maíz animó a los productores. El único cultivo que cambió es éste, porque ahora se ofrecen contratos de US$ 145 por tonelada, pero hay que descontarle US$ 75 del flete. De todas maneras, es mejor de los US$ 40 que quedaban antes, cuando pagaban US$ 120 por tonelada. Hoy, los mercados están reflejando una quita de retenciones. Se activó la venta de semillas. Hasta hace dos semanas nadie hablaba de un plan de siembra. Igualmente, hay que ver que pasa con el balotaje. El ánimo cambió pero la situación real no se modificó todavía.
2- En concreto, ¿cuáles son las perspectivas de siembra de los cultivos de verano?
El año pasado se hicieron alrededor de 450.000 hectáreas de soja y en esta campaña se reduciría un 15%. En el cultivo de maíz se sembraron cerca de 120.000 hectáreas en el ciclo anterior y la caída este año sería de un 30%. Pero ahora habría que ver qué sucede luego de las elecciones. Sí van a quedar campos sin sembrar. Muchos dueños de campos los ofrecen gratis. El arriendo en el NOA no es viable.
3- ¿Qué tendría que cambiar para que la producción en el NOA vuelva a ser rentable?
Para ser viables nuevamente con los commodities se tienen que eliminar todas las retenciones. Por ejemplo, la situación de la soja, el principal cultivo del NOA, es dificil que cambie, salvo que haya alguna compensacion del flete. Todos los candidatos dijeron que no van a sacar las retenciones, solo un descuento progresivo del 5%, que en el NOA no modifica en nada.
4- Ante este contexto, ¿qué sucederá con el uso de tecnología en los cultivos?
En el NOA, más que un ingeniero agrónomo se debe ser un buen administrador y administrar bien los recursos para tener márgen. La tecnología es muy imortante porque te hacer ser más competitivo, porque impacta mucho en esta zona. Si los productores piensan en sembrar, van a usar tecnología. Lo único que veo que no se va a utilizar son fertilizantes. Para salir hecho en soja, necesitas un rinde de 2.800 kilos. En maíz, cuando se comercializaba a US$ 120, el rinde de indiferencia era de 8.000 kilos. Rindes muy altos para la región.
5- ¿Cómo está afectando a los productores el problema de malezas resistentes?
Hay zonas muy complicadas. Si antes el productor gastaba US$ 60, hoy le cuesta el doble. Pero son riesgos o escollos que el productor sabe cómo superar.
6- ¿Cómo fue la campaña del poroto, el segundo cultivo en importancia en Salta?
Este año hay mucho poroto sin vender porque el mercado está muy bajo. El valor normal del poroto negro es de U$S 450 por tonelada y hoy lo pagan US$ 250. El poroto blanco valía entre US$ 600 y US$ 800 por tonelada y hoy están pagando apróximadamente US$ 300 según la calidad. Esto es porque se cayó la demanda a nivel mundial. Recién ahora se está activando, pero aun no llego a los precios que necesitamos. Además, hubo sobreoferta de las otras producciones alternativas como chía y sésamo, lo que hizo que el valor también cayera.
7- ¿Y la de los cultivos inviernales?
Hubo poca siembra. El trigo que se sembró no fue bueno y el valor tampoco. Los molinos pagan $ 850 sin el flete. Sirven solo para generar cobertura. Tampoco hay mucho cártamo, por el bajo precio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora