Tres atacantes suicidas detonaron hoy explosivos luego de abrir fuego con fusiles automáticos en el aeropuerto internacional Ataturk, de Estambul, el más grande de Turquía, donde al menos 39 personas murieron y 147 resultaron heridas, y "los primeros indicios" sugerían que el ataque fue obra del grupo islamista Estado Islámico (EI), informaron fuentes oficiales.
El ataque ocurrió a las 21.30 (las 16.30 en la Argentina) y más de cinco horas después la cantidad de víctimas variaba según las diversas fuentes oficiales y periodísticas.
El primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, informó en la madrugada (la noche de hoy en la Argentina) que la cantidad de muertos había ascendido a 39 (36 víctimas y los tres atacantes), mientras el ministro de Justicia, Bekir Bozdag, reportó que la cuenta de heridos había subido a 147.
Asimismo, Yildirim dijo que "los primeros indicios" sugerían que EI fue el autor del atentado, aunque aclaró que las autoridades continuaban investigando.
Embed
Más temprano, el presidente de Turquía, Recept Tayyip Erdogan, condenó el atentado y destacó que este tipo de ataques podría haber pasado en cualquier otra ciudad del mundo.
"Condeno con dureza este ataque; tenemos que estar unidos en la lucha contra el terrorismo; este ataque podría haber pasado en cualquier ciudad", dijo Erdogan en un comunicado, informó la agencia de noticias EFE.
"Espero que el ataque contra el aeropuerto Atatürk (de Estambul) sea un punto de inflexión para la lucha común contra todas las organizaciones terroristas del mundo", agregó.
El aeropuerto de Ataturk, por donde pasan cada año 61 millones de pasajeros, es el centro de operaciones de Turkish Airlines, una de las aerolíneas que creció mucho en los últimos años.
Según las primeras informaciones de medios turcos, dos de los suicidas se inmolaron delante y justo en la entrada del aeropuerto, respectivamente, y otro en un estacionamiento cercano.
La entrada a la zona de pasajeros del aeropuerto, ubicado en el sector europeo de Estambul, se encontraba sometida a controles de seguridad, con arcos detectores y escáneres.
Una empleada del principal aeropuerto turco relató a una radio local que una de las explosiones sucedió justo en la entrada al terminal de salidas internacionales, donde se encuentra el primer control de seguridad para los viajeros.

estambul

Al lugar se desplazó medio centenar de ambulancias y según los medios turcos los taxistas comenzaron a trasladar a los heridos a los hospitales.
El Ministerio del Interior turco organizó un centro de crisis en el aeropuerto, donde desde luego fueron cancelados todos los vuelos.
"Estábamos en el control de pasaportes y oímos un tiroteo; eran cuatro personas y empezaron a disparar contra la gente; entonces se hicieron detonar", relató a CNN Turk una mujer que estuvo en el lugar del ataque.
No quedó claro el porqué de la discrepancia entre el número de atacantes reportado por esta testigo y los tres de los que se informó oficialmente.
Otra testigo dijo: "Escuché primero disparos y entonces una explosión. De nuevo disparos y gente corriendo por todos lados."
Embed

Más de cuatro horas después del atentado no había información oficial sobre las nacionalidades de las víctimas, aunque algunas fuentes dijeron que la mayoría eran turcos y que entre los fallecidos había dos policías locales.
Hasta entonces, ningún grupo había reivindicado el ataque y tampoco el gobierno había acusado a nadie en particular.
Muchos medios señalaron que tanto EI, al que Turquía combate en la vecina Siria junto a otros países, y el ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), son las dos organizaciones que pudieron estar detrás de este atentado.
Turquía ha sufrido decenas de atentados en los últimos años, cometidos ya por separatistas kurdos, por grupos islamistas como el EI o agrupaciones de extrema izquierda.
El país se encuentra en estado de alerta por amenaza terrorista y Estambul ya ha sido escenario durante 2016 de dos atentados suicidas atribuidos al EI en lugares turísticos y que causaron una quincena de muertos.
En Ankara dos atentados reivindicados por el grupo armado "Halcones por la Libertad de Kurdistán" (TAK, en sus siglas en kurdo), cercano al PKK, con coche bomba dejaron más de 60 muertos.
El TAK se responsabilizó del último gran atentado en Estambul, el 6 de este mes, cometido contra un colectivo policial y que causó 11 muertos.
El segundo aeropuerto de Estambul, el de Sabiha Gokcen, ya fue atacado en diciembre de 2015, en un atentado en el que perdió la vida una mujer del personal de mantenimiento y que fue asumido por el grupo TAK.
El ataque de hoy fue repudiado por diversos gobiernos, ex gobernantes y organizaciones internacionales.
Estados Unidos condenó en "los más duros términos posibles el atroz ataque terrorista" y prometió su ayuda a Turquía, según un comunicado firmado por el vocero de la Casa Blanca, Josh Earnest.
Reunidos en una cumbre en Bruselas, varios jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea (UE) y miembros de la Comisión Europea (CE) enviaron sus condolencias al gobierno turco.
El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, expresó su "repulsa y condena al terrible atentado en el aeropuerto de Estambul" en la red social Twitter, y recalcó que "la barbarie no se impondrá mientras estemos unidos".
"Nuestros pensamientos están con las víctimas de los ataques del aeropuerto de Estambul. Condenamos estos actos atroces de violencia", dijo por su parte el primer ministro de Bélgica, Charles Michel.
La presidenta lituana, Dalia Grybauskaité, consideró "despreciable" el ataque terrorista y sostuvo que "estamos con la gente de Turquía".
El primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, se mostró "profundamente afectado" por el atentado, y dijo que sus pensamientos están con las familias y los amigos de la víctimas.
La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, por su parte, dijo que tras "otro atentado terrorista trágico, la UE está con los turcos", y que "nuestro corazón está con todos ellos".
"Unidos contra el terror", afirmó el comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides, quien condenó este "atentado cobarde" y expresó su apoyo al pueblo y al gobierno turcos.
El vicepresidente de la Comisión Europea para el Euro, Valdis Dombrovskis, calificó de "indignante" el ataque y manifestó su apoyo a las víctimas y a sus familias.
La vicepresidenta de la CE, Kristalina Georgieva, lamentó que el terror vuelva a golpear Estambul y dijo que sus pensamientos están con las víctimas.

Vuelos cancelados

Todos los vuelos del aeropuerto Atatürk, por donde el año pasado pasaron 60 millones de pasajeros, fueron suspendidos. "Puedo confirmar que todos los vuelos que debían llegar aquí fueron desviados a aeropuertos cercanos" dijo a la AFP un responsable de la estación aérea. Este aeropuerto ubicado en la parte europea de Estambul es uno de los más concurridos del mundo. Turquía ha sido blanco de varios atentados desde el año pasado, atribuidos a los rebeldes kurdos y al grupo yihadista Estado Islámico (EI). Abdullah Agar, un experto de seguridad y terrorismo, entrevistado por CNN-Türk, privilegió la tesis de un atentado yihadista.
"Se asemeja mucho a sus métodos", señaló, en referencia a los ataques de marzo contra el aeropuerto y el metro de Bruselas. Otro aeropuerto de Estambul, Sabiha Gokcen, fue blanco en diciembre de un atentado que dejó un empleado muerto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora