Durante años, los usuarios de gas de todo el país pagaron sus facturas cada dos meses. Pero el fuerte aumento de tarifas, la orden judicial para frenarlo y el posterior pedido del Gobierno para que los argentinos no paguen las boletas que recibieron generarán que en lo que queda del año haya que pagar el servicio cada veinte días.
El tema fue tratado el miércoles por representantes de las principales proveedoras del país en una reunión mantenida en el Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas). En el encuentro, las empresas debatieron cómo harán para refacturar el servicio que ya recibieron sus usuarios una vez que la Corte Suprema se expida sobre el tarifazo.
En el encuentro, las empresas debatieron cómo harán para refacturar el servicio que ya recibieron sus usuarios una vez que la Corte Suprema se expida sobre el tarifazo.
Cuando se defina cuánto hay que pagar, las compañías deberán enviar a los usuarios las nuevas boletas con la tarifa por lo utilizado entre abril y junio. Pero a ellas habrá que sumarles las facturas de lo que los ciudadanos consuman en estos meses, según informó La Nación.
Como forma de paliar el impacto de los aumentos, en un primer momento el gobierno nacional dispuso que todas las empresas de gas dieran a sus clientes la posibilidad de pagar sus consumos en dos cuotas, una en cada mes. El mecanismo se mantendrá una vez que se defina qué precio habrá que pagar por el consumo. Pero debido a que la Corte Suprema recién se expedirá en agosto sobre la cuestión, las empresas deberán emitir una factura cada 45 días para ponerse al día. Si los usuarios optan por recurrir al plan de dos cuotas, terminarían por abonar sus boletas cada 20 días.
Pero debido a que la Corte Suprema recién se expedirá en agosto sobre la cuestión, las empresas deberán emitir una factura cada 45 días para ponerse al día. Si los usuarios optan por recurrir al plan de dos cuotas, terminarían por abonar sus boletas cada 20 días.
Las idas y vueltas sobre las tarifas de los servicios provocaron un insólito escenario en el país. Luego de que la Cámara Federal de la Plata frenase el tarifazo en todo el país, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, recomendó a los argentinos que no paguen sus boletas. Pero muchos usuarios ya habían abonado el servicio. Si finalmente el máximo tribunal de Justicia decide frenar o moderar el impacto del aumento, las empresas deberán descontarles lo que hayan pagado de más de sus próximas facturas.
Mientras tanto, muchas empresas proveedoras se encuentran al borde de la parálisis por la imposibilidad de poder cobrar el servicio. Para asegurarse aunque sea un flujo mínimo de dinero, la firma Camuzzi Gas del Sur optó por volver a emitir todas sus facturas en la Patagonia con los valores previos al 1º de abril de este año. El resto de las empresas por el momento aguarda a una resolución.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...