Las quejas por la deficiente atención del Instituto Provincial de Salud que denunció Carina Pacheco, madre de un niño que falleció horas antes de su traslado a la capital para una atención especializada, generó la llegada a Orán del delegado del pueblo de la Nación, Félix González Bonorino.
El funcionario nacional no solo recibió reclamos del IPS, sino también del Profe -Programa Federal de Salud-. Fueron tantos que, tras evaluar cada caso, no dudó en expresar su preocupación: "Lamentablemente concurrieron unas 80 personas quienes dejaron sus quejas por escrito".
La Casa del Bicentenario fue el espacio destinado en la tarde del miércoles para el encuentro entre el delegado y los oranenses. "Vine porque observo que hay un problema sistemático, no son problemas puntuales o aislados. Hay una situación general de falta de contención y buen funcionamiento por parte del Estado", dijo González Bonorino.

Reclamos y gestiones

Entre las quejas más frecuentes, el delegado enumeró las dificultades que se plantean para transportar a personas con discapacidades o derivaciones a centros especializados por diferentes patologías, "que debe garantizar el Estado. A partir de este relevamiento, me obliga tener una presencia más asidua en el norte", remarcó.
Por eso consideró que se deben acelerar las respuestas. "Esto tiene un procedimiento específico: algunas quejas se envían a Buenos Aires y las que se pueden solucionar en la oficina de Salta deben resolverse allí. Mi tarea tendrá continuidad, porque no vine a hacer acto de presencia. El trabajo puede demorar, pero va a llegar al final", aseguró.
En cuanto a las quejas presentadas ahora, anticipó que estará nuevamente en Orán en agosto. "Todos los reclamos deben tener información básica como nombre y apellido, DNI, teléfono de contacto y una explicación sencilla de lo ocurrido y debe ser remitida al Colegio de Abogados de Salta, General Güemes 994, 1º piso o comunicarse a los teléfonos 03878- 431374 y 0387- 155030401.

El caso de Francisco

Carina Pacheco, mamá de Francisco Ramírez, fue quien tramitó la llegada del delegado del pueblo de la Nación. "Lo que le pasó a mi hijo no le puede pasar a otro niño. Pero no solamente el IPS es una obra social que no cumple sus obligaciones y abandona a sus afiliados, sino muchas otras", dijo contundente.
El niño, de 6 años, sufría un retraso madurativo y presentaba en los últimos tiempos algunas disfunciones neuronales. Lo internaron en una clínica privada de Orán, donde los profesionales ordenaron su derivación a Salta el pasado 21 de junio para estudios con equipos neurológico pediátricos. Su madre hizo todas las gestiones ante el Instituto Provincial de Salud, pero no logró conseguir el traslado en ambulancia ni en vuelo sanitario. Mientras la obra social esperaba autorización para ese vuelo, el niño falleció en la madrugada del 22 de junio.
Orán no dispone de ambulancias para traslados de urgencias y los trámites para vuelos sanitarios son muy complejos porque requiere del pedido, autorización, auditorías, posibilidades de vuelo y más. "El sistema del IPS le quitó una oportunidad a mi hijo", dice Carina.
En oportunidad de realizar el trámite, una empleada de la obra social le expresó que no podrían hacer la derivación porque no había personal ni medico auditor.
"Le pedí a un guardia que por favor revisaran mi situación, que mi hijo podía morir. Fue a la casa de quien hace la derivación, pero volvió sin respuesta", recuerda la mujer.
Como el envío de una ambulancia desde la capital implicaría unas 7 horas de demora entre ida y vuelta, insistió y le prometieron un avión para el otro día, previo a presentar garantes porque el IPS no cubre la totalidad del gasto. Pero Francisco se descompensó a las 2 de esa mañana y no pudieron recuperarlo, mientras el vuelo aún no se autorizaba.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...